EEUU: más familias de inmigrantes separados que lo reportado

En esta foto del 13 de diciembre del 2018, adolescentes inmigrantes caminan en fila dentro del centro de detenciones en Tornuillo, Texas. (AP Foto/Andres Leighton.)

Por COLLEEN LONG y RICARDO ALONSO-ZALDIVAR, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — La cifra de niños migrantes separados de sus familias podría superar en miles la que ha reconocido el gobierno de Donald Trump, dijeron investigadores el jueves.

Un reporte de la oficina del inspector general del Departamento de Salud concluye que las separaciones de familias estaban ocurriendo antes de la primavera del año pasado cuando el gobierno anunció su política de “cero tolerancia” en la frontera con México.

“El número total y status actual de todos los niños separados de sus padres o sus guardianes… es desconocido”, dice el reporte. Pudieran ser miles más, porque las separaciones estaban ocurriendo mucho antes, durante un influjo que empezó en 2017, concluyeron los investigadores.

El gobierno ha identificado a poco más de 2,700 niños que fueron separados de sus familias. Esa cifra fue publicada como parte de una causa judicial en la que un juez federal ordenó que las familias fuesen reunidas.

Pese a un esfuerzo “considerable” por el departamento para ubicar a todos los niños que fueron colocados bajo su cuidado después que las autoridades de inmigración los separó de sus familias, las autoridades seguían hallando nuevos casos hasta cinco meses después de la orden del juez, dijo el reporte.

Los investigadores expresaron preocupación por los niños que no han sido identificados porque no tenían certeza sobre la orden de reunificación del juez Dana Sabraw. Esa directriz no se aplicó a “un estimado de miles de niños a quienes (las autoridades de inmigración) separaron durante un influjo que comenzó en el 2017”, dice el reporte. La mayoría de esos niños habrían sido colocados ya con patrocinadores antes de la causa.

“Hay aún menos visibilidad para los niños separados que quedan fuera de la causa judicial”, concluyeron los investigadores.

Además, información incompleta e imprecisa en los documentos del gobierno podría estar obstaculizando las gestiones para identificar casos más recientes de separaciones familiares.

El presidente Donald Trump rescindió la política de separaciones de familias el año pasado luego de una ola de indignación. En algunos casos, niños pequeños han sido separados de sus familias y colocados bajo custodia del Departamento de Salud.

La “cero tolerancia” para quienes cruzan la frontera, bajo al cual todo aquel que entre ilegalmente a Estados Unidos enfrenta cargos penales, dio lugar a las separaciones familiares. Los niños no pueden ser mantenidos indefinidamente con padres u otros familiares bajo detención federal.

El reporte del inspector encontró problemas persistentes para seguirles la pista a los niños, lo que pudiera afectar su bienestar. Dijo que “no está claro aún si los cambios recientes del departamento son suficientes para garantizar datos continuos y precisos sobre los niños separados y la falta de detalle en la información recibida de las autoridades de inmigración continúa representando retos”.

Una nueva caravana de migrantes parte desde Honduras a EEUU

Decenas de migrantes que buscan llegar a Estados Unidos caminan por una carretera mientras salen de San Pedro Sula, Honduras, al amanecer del martes 15 de enero de 2019. (AP Foto/Delmer Martínez)

Por DELMER MARTÍNEZ, Associated Press

SAN PEDRO SULA, Honduras — Una nueva caravana de migrantes centroamericanos partió de Honduras con el objetivo de llegar a la frontera con Estados Unidos, siguiendo la misma ruta que recorrieron miles de personas el año pasado en al menos tres caravanas.

Unos 600 migrantes se congregaron bajo una incesante lluvia en la estación de autobuses de San Pedro Sula, una de las ciudades más violentas del mundo, y decidieron partir el lunes por la noche, horas antes de la salida prevista inicialmente para el martes.

Alrededor de 300 personas, principalmente mujeres y niños, subieron a 30 autobuses pequeños con la intención de ir hasta la frontera con Guatemala. Otras 300 se echaron a andar hacia la localidad fronteriza de Agua Caliente. Uno de los integrantes le pidió el paraguas a un periodista diciendo que temía que su hija enfermase por la lluvia.

Durante su marcha, algunos migrantes pidieron a propietarios de tiendas que les dieran comida o agua para el viaje.

A la estación de autobuses siguió llegando gente, por lo que es posible que el tamaño de la caravana aumente el martes.

Una mujer que se negó a dar su nombre temiendo por su seguridad contó que su hija de 9 años había sido violada de forma violenta y que sufría problemas médicos graves. La madre, que trabajaba en una panadería, dijo que llevaba a la menor y a su hijo de 13 años a Estados Unidos.

Una vez allí, añadió, solicitará asilo o estatus de refugiado ante las autoridades estadounidenses porque “ya no se puede vivir en Honduras”.

Con toda probabilidad, la nueva caravana generará tanto tensiones como simpatías a medida que avance por Guatemala y México hacia suelo estadounidense.

No estuvo claro si el contingente tenía previsto llegar a Tijuana, la ciudad fronteriza mexicana donde miles de migrantes de tres caravanas anteriores están prácticamente abandonados desde noviembre.

Trump abandona la sesión sobre el cierre del gobierno

El presidente Donald Trump habla antes de firmar una iniciativa de ley contra la trata de personas, el miércoles 9 de enero de 2019, en el Despacho Oval de la Casa Blanca en Washington. (AP Foto/Jacquelyn Martin)

Por CATHERINE LUCEY, LISA MASCARO y LAURIE KELLMAN, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El presidente Donald Trump abandonó apresuradamente el miércoles las negociaciones con líderes del Congreso —y poco después tuiteó “les dije adiós”—, por lo que las negociaciones para poner fin a un cierre parcial del gobierno de 19 días entraron en una fase más compleja ante las exigencias del mandatario de recibir miles de millones de dólares para la construcción de un muro en la frontera con México.

En una sesión de negociaciones que terminó casi tan pronto como empezó, los demócratas acudieron a la Casa Blanca para pedirle a Trump que reactivara el gobierno. El mandatario reiteró su solicitud de fondos para cumplir con la promesa central de su campaña –el muro– y fue rechazado. Demócratas y republicanos dieron versiones distintas del breve intercambio, pero el resultado fue claro: El cierre parcial continúa sin un final a la vista.

Cientos de miles de trabajadores federales no recibirán su salario el viernes, y poco más de la mitad de ellos continúan trabajando sin poder cobrar. Otros servicios federales cruciales están suspendidos, incluyendo algunas inspecciones alimenticias. Y mientras que algunos legisladores expresaron su incomodidad con las crecientes consecuencias del estancamiento, el miércoles quedó claro que todo gira en torno al muro.

Trump reiteró su amenaza de intentar eludir al Congreso y declarar una emergencia nacional, lo que activaría la asignación de fondos del Departamento de Defensa para la construcción del muro. El jueves visitará la frontera para resaltar la “crisis” que hay allí, según declaró en un discurso el martes desde la Casa Blanca. Los demócratas afirman que el mandatario está fabricando la emergencia para justificar su maniobra política.

Dicho debate sentó las bases del encuentro del miércoles en la Casa Blanca.

Los republicanos dijeron que Trump le preguntó directamente a Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes, que, si él reactivara el gobierno, ¿ella financiaría el muro?, a lo que Pelosi respondió que no. Acto seguido Trump dio un manotazo en la mesa, declaró “entonces no tenemos nada que hablar” y salió del lugar, según señaló el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

Los republicanos indicaron que el mandatario, quien repartió caramelos antes de comenzar la sesión, no levantó la voz ni azotó el escritorio. Pelosi afirmó que Trump “salió dando pisotones” de la sala y se mostró “petulante”. Los republicanos dijeron que simplemente fue firme.

“El presidente dejó en claro hoy que se mantendrá firme a fin de lograr sus prioridades de construir un muro –una barrera de acero– en la frontera sur”, dijo el vicepresidente Mike Pence a los reporteros poco después.

Al reunirse con los líderes del Congreso, Trump acababa de regresar del Capitolio, donde exhortó a los nerviosos legisladores republicanos a mantenerse firmemente a su lado. Insinuó que un acuerdo para la construcción del muro fronterizo estaría cerca, pero también señaló que el cierre durará “lo que sea necesario”.

Aventuró la posibilidad de que se logre una amplia solución negociada con los demócratas para proteger a algunos inmigrantes de ser deportados, pero no proporcionó una estrategia clara ni un cronograma para resolver el estancamiento, de acuerdo con senadores presentes en la sesión privada. Salió del almuerzo con los republicanos jactándose de que el partido está “muy, muy unido”, pero los senadores republicanos han expresado públicamente sus inquietudes mientras el cierre parcial del gobierno afecta la vida de los estadounidenses y perturba la economía.

Trump insistió en la Casa Blanca: “No quería esta pelea”. Pero fue su rechazo repentino a una propuesta presupuestaria bipartidista a finales del mes pasado la que tomó por sorpresa a los líderes del Congreso, entre ellos a aliados republicanos, que ahora buscan una solución al cierre del gobierno.

Los efectos están creciendo. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus iniciales en inglés) informó que no está realizando inspecciones alimentarias de rutina a causa del cierre parcial del gobierno, pero prevé que las inspecciones a los alimentos más riesgosos se retomen la próxima semana.

La agencia indicó que trabaja para traer de vuelta a unos 150 empleados con el fin de que examinen alimentos potencialmente peligrosos como queso, alimento para bebés y verduras. Sin embargo, el comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, dijo que la agencia no puede justificar que sea necesaria “una inspección de rutina a la fábrica de galletas Nabisco” durante el cierre de gobierno.

Cuestionables declaraciones de Trump sobre muro fronterizo

Un niño observa una barrera fronteriza iluminada desde el lado estadounidense mientras camina en la playa, el lunes 7 de enero de 2019, en Tijuana, México. (AP Foto/Gregory Bull)

Por CALVIN WOODWARD y COLLEEN LONG, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — En su discurso del martes a la noche, el presidente Donald Trump habló de una crisis en la frontera de dudosa veracidad, acusó falsamente a los demócratas de negarse a financiar la seguridad fronteriza y pintó un panorama distorsionado de cómo entran las drogas a Estados Unidos.

La AP coteja las declaraciones de Trump con la realidad establecida:

DROGAS

TRUMP: “Nuestra frontera sur es un canal para la entrada de vastas cantidades de drogas ilegales, como la metanfetamina, la heroína, la cocaína y el fentanilo. Cada semana, 300 de nuestros ciudadanos mueren tan solo a causa de la heroína, de la cual el 90% fluye por nuestra frontera sur”.

LOS HECHOS: Un muro poco podrá hacer para detener el flujo de drogas, que en realidad entra más por los cruces establecidos y no en zonas remotas de la frontera.

La DEA dice que “solo un pequeño porcentaje” de la heroína confiscada por las autoridades es hallada en tierras entre los puntos de cruce establecidos. Lo mismo es cierto para las drogas en general.

En un informe de 2018, la agencia dijo que la manera más común de pasar drogas por la frontera consiste en esconderlas en vehículos, como camiones de carga, que atraviesan los puertos de entrada. Se emplean también autobuses, trenes y túneles, que un muro no podría detener.

Trump exageró las cosas aun más al comparar el dinero que él desea para construir el muro con el dinero que cuesta en su totalidad la batalla contra las drogas: “El muro fronterizo en poco tiempo se financiará por sí solo. El costo de las drogas ilegales supera los 500,000 millones de dólares al año, mucho más que los 5,700 millones de dólares que le hemos solicitado al Congreso”.

___

EL DINERO PARA EL MURO

TRUMP: “Los demócratas se niegan a financiar la seguridad fronteriza”.

LOS HECHOS: Eso no es cierto. Los demócratas simplemente se niegan a financiar el tema de la manera que él quiere. Ellos se niegan a facilitar 5,700 millones de dólares para construir un muro de acero a lo largo de la frontera con México.

Los demócratas, el día que asumieron el control de la Cámara de Representantes, aprobaron 1,300 millones de dólares para seguridad fronteriza mediante métodos de tecnología moderna. Han aprobado medidas similares año tras año.

___

LOS DEMÓCRATAS

PRESIDENTA DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES NANCY PELOSI: “El hecho es que es el presidente Trump ha decidido retener como rehenes a los servicios públicos vitales para la salud, la seguridad y el bienestar de la ciudadanía, reteniendo los sueldos de 800,000 empleados inocentes a lo largo y ancho del país, muchos de ellos veteranos”. (En respuesta al discurso de Trump).

CHUCK SCHUMER, LÍDER DE LOS DEMÓCRATAS EN EL SENADO: “El presidente de Estados Unidos, al fracasar en su intento de obligar a México a pagar por un muro fronterizo innecesario e ineficaz, y al no poder convencer ni al Congreso ni al pueblo estadounidense para que financie esa aventura, ha cerrado el gobierno”.

LOS HECHOS: Esa es una manera de ver las cosas. Pero se necesitan dos para cerrar al gobierno. La exigencia de Trump de que el Congreso facilite 5,700 millones de dólares para el muro es una de las causas del impasse. La negativa de los demócratas de aprobar ese pedido es otra.

___

VIOLENCIA

TRUMP: “A lo largo de los años miles de estadounidenses han sido brutalmente asesinados por quienes cruzaron la frontera ilegalmente, y morirán miles más si no actuamos de inmediato”.

LOS HECHOS: Decir que los inmigrantes no autorizados son una amenaza particular a la seguridad pública contradice cuantiosos estudios al respecto.

Averiguaciones de sociólogos e incluso del instituto académico de tendencia liberal Cato Institute han determinado que los que están ilegalmente en Estados Unidos cometen menos delitos que los ciudadanos estadounidenses, y los inmigrantes legales aun menos.

En marzo, la revista especializada Criminology determinó que “la inmigración indocumentada no aumenta la violencia”.

Ese estudio, que revisó los años entre 1990 y 2014, aseveró que los estados con una mayor proporción de inmigrantes irregulares suelen tener índices de delincuencia más bajos.

Además, un estudio publicado en el 2017 por Robert Adelman, sociólogo y profesor de la Universidad de Buffalo, analizó índices de delincuencia en 200 áreas metropolitanas en los últimos 40 años y halló que los inmigrantes ayudan a reducir la criminalidad. Por ejemplo, la ciudad de Nueva York tiene la mayor cantidad de inmigrantes no autorizados — aproximadamente 500,000 — y el año pasado registró apenas 289 asesinatos entre una población de 8.5 millones de habitantes, según datos preliminares.

Por otra parte, Ruben Rumbaut, profesor de sociología de la Universidad de California en Irvine, halló en un estudio que los índices de criminalidad bajaron pronunciadamente entre 1990 y 2015, los mismos años en que la inmigración ilegal aumentó.

___

¿SE TRATA DE UNA CRISIS?

TRUMP: “Les hablo esta noche porque hay una creciente crisis humanitaria y de seguridad en nuestra frontera sur”.

LOS HECHOS: Es difícil negar que hay una crisis humanitaria pues va en aumento la entrada de migrantes, lo que se enfrenta con las medidas endurecidas del gobierno de Trump. Ello está agotando los recursos en la frontera y está obligando a los migrantes a vivir en condiciones deplorables en el lado mexicano de la frontera.

Pero en cuanto a si existe una crisis de seguridad, eso es más cuestionable. Independientemente de si tiene o no tiene razón, Trump ha exagerado el problema al difundir la idea desacertada de que hay terroristas infiltrándose a través de la frontera.

Si bien ha aumentado drásticamente el número de familias que cruzan la frontera, el número de arrestos fronterizos — la medida principal para determinar cuánta gente está cruzando la frontera ilegalmente — es en realidad una cuarta parte de lo que era en el 2000. Hay que destacar además que el contingente de soldados estadounidenses estacionados en la zona limítrofe se ha reducido por más de la mitad: en el otoño llegó a su máximo de 5,900 y la semana pasada fue de 2,350.

___

EL ACUERDO COMERCIAL CON MÉXICO

TRUMP: “El muro será financiado indirectamente por el fabuloso acuerdo comercial que hemos firmado con México”.

LOS HECHOS: México no va a pagar por el muro a pesar de la promesa de campaña de Trump, y el nuevo acuerdo comercial ni financiará la estructura ni compensará por sus gastos.

Trump está asumiendo una enorme cantidad de beneficios económicos en base al pacto, pero en realidad esos beneficios son imposibles de cuantificar o predecir. Por ejemplo, Trump asegura que el acuerdo convencerá a muchas empresas estadounidenses a no mudarse a México, y considera que esa posibilidad equivale a pagar por el muro.

El acuerdo es una actualización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y básicamente ratifica el principio de libre comercio, con aranceles nulos o muy bajos, para el intercambio de bienes entre Estados Unidos, México y Canadá, con pequeñas mejoras para cada parte. Trump declaró falsamente que es algo “totalmente nuevo, totalmente diferente”.

Y además, ni siquiera está en vigencia. El acuerdo debe ser ratificado por cada uno de los países miembros y su aprobación no está asegurada.

___

¿FUNCIONAN LOS MUROS?

TRUMP: “Este muro es absolutamente vital para nuestra seguridad fronteriza”.

LOS HECHOS: No se ha determinado con certeza que las murallas realmente funcionan en disuadir a la inmigración ilegal.

La agencia de datos oficiales afiliada al Congreso reportó en el 2017 que el gobierno no tiene una manera fidedigna de medir si las barreras logran evitar que la gente cruce ilegalmente desde México.

A pesar de que el gobierno invirtió 2,300 millones de dólares en construcciones similares entre el 2007 y el 2015, la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno halló que las autoridades “no pueden medir la eficacia de las medidas de seguridad fronteriza en la frontera sudoccidental porque no se han desarrollado los parámetros para esa medición”.

Es difícil negar que las cercas contribuyeron a reducir pronunciadamente los cruces en ciudades como San Diego y El Paso, Texas, donde es fácil para los migrantes mezclarse entre la población general. Antes de la construcción de vallas en San Diego, jóvenes mexicanos jugaban fútbol en territorio estadounidense mientras otros vendían tamales, especialmente de noche cuando era poco lo que los agentes fronterizos podían hacer. Sin embargo, esas cercas obligaron a los migrantes a optar por terrenos más agrestes y aislados como Arizona, donde miles de ellos han perdido la vida bajo el calor extremo.

___

COSTOS VS BENEFICIOS DE LA INMIGRACIÓN

TRUMP: “Estados Unidos se enorgullece de recibir a millones de inmigrantes legales que enriquecen a nuestra sociedad y contribuyen a nuestra nación, pero todos los ciudadanos se perjudican por la migración ilegal descontrolada. Se agotan nuestros recursos y se deprimen los empleos y salarios”.

LOS HECHOS: Estados Unidos no está sufriendo una inmigración ilegal “descontrolada”. El debate es sobre si los controles son lo suficientemente estrictos.

En cuanto a los costos, un estudio de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina halló en el 2016 que el impacto de la inmigración sobre los empleos, cuando se mide por lapsos de por lo menos 10 años, es minúsculo. Por el contrario, determinó que la inmigración, tanto legal como ilegal, en general es beneficiosa para el crecimiento económico.

Hay evidencias de que los inmigrantes con mayor educación impulsan la remuneración económica. Los que se ven perjudicados son los estadounidenses sin educación secundaria.

Autoridades de EEUU no retienen a quienes piden asilo

Autoridades de EEUU no retienen a quienes piden asilo

Un agente cuenta los migrantes que el servicio de inmigración de EEUU entrega a un refugio de San Diego el 11 de diciembre del 2018. (AP Photo/Gregory Bull)

Por ELLIOT SPAGAT, Associated Press

SAN DIEGO, California — El gobierno dispuso la detención de las personas que piden asilo tras cruzar la frontera ilegalmente, pero el servicio de inmigración no solo no las retiene, sino que las libera lo más rápidamente posible porque no está en condiciones de alojarlas mientras se realizan los trámites burocráticos de rigor.

Desde fines de octubre, el gobierno ha estado liberando a estas personas tan rápidamente que no tienen tiempo de hacer planes de viaje. A las familias a menudo se les fija una audiencia sin haber pasado siquiera la primera entrevista que se le hace a quienes solicitan asilo. Con frecuencia terminan en refugios de organizaciones caritativas o son dejados en terminales de autobuses de ciudades de la frontera.

Una familia de migrantes que solicitan asilo escucha a una voluntaria en un refugio de San Diego el 11 de diciembre del 2018. (AP Photo/Gregory Bull)

En el caso de una familia salvadoreña, la serie de vertiginosos eventos comenzó cuando Yariza Flores, de siete años, se lastimó con un alambre de púas al tratar de ingresar ilegalmente al país el mes pasado. La llevaron de urgencia a un hospital porque sangraba profusamente.

Apenas cuatro días después, las autoridades la dejaron en un refugio de San Diego con sus padres y su hermanito de tres años. No tenían dinero, solo alguna ropa en sus mochilas y la orden de presentarse ante un tribunal de inmigración en Houston, donde pensaban ir porque allí viven la abuela de Yariza y dos tías. No tuvieron tiempo de arreglar para que sus parientes les comprasen los pasajes de autobús antes de ser liberados.

“Me alegro de que finalmente estemos aquí, de que finalmente puedo ver a mi familia”, expresó la madre de la niña, Tania Escobar, en el comedor de un refugio donde les sirvieron fajitas de pollo, arroz y frijoles. Su hija se sentó cerca suyo, sonriente, luciendo una corona plateada que le había dado un agente de la Patrulla de Fronteras y sosteniendo un animalito de juguete que le dio un médico que la vio por los cortes que sufrió en la espalda, a la altura de la cintura.

Desde California hasta Arizona y Texas, voluntarios se afanan por ayudar a estas familias hasta que pueden hacer arreglos para encontrarse con parientes en distintos puntos del país. La Red de Respuestas Rápidas (Rapid Response Network) de San Diego, una coalición de activistas que administra el refugio donde estuvieron Yariza y su familia, ha asistido a más de 4,000 personas desde que comenzó a funcionar en una iglesia a fines de octubre del año pasado. Desde entonces cambió de sede cinco veces porque no tenía suficiente espacio.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (conocido como ICE, sus siglas en inglés) a menudo coordina sus actividades con estos refugios. La noche de diciembre en que llegó Yariza, el ICE trajo 125 personas en autobuses que llegaban cada media hora. Una noche de fines de diciembre, el refugio recibió 180 personas y tuvo que alojar a algunas en una iglesia.

El actual estado de cosas contradice la afirmación del presidente Donald Trump de noviembre en un tuit, cuando dijo que la política de “’capture y libere’ era un término obsoleto. Ahora es ‘capture y detenga’“

El gobierno dijo el 20 de diciembre que a partir de ese momento las personas que piden asilo deberían esperar en México que se procesen sus solicitudes, algo que puede tomar años ya que el sistema inmigratorio estadounidense no da abasto. Pero la política de “capture y detenga” no ha entrado en vigor todavía porque está a la espera de que los dos países coordinen las tareas. Y es previsible que surjan cuestionamientos legales.

Es así que, al menos por ahora, muchas familias que piden asilo son liberadas en Estados Unidos antes de que estén preparadas para ello. El ICE dejó diariamente a cientos de personas en una terminal de autobuses de El Paso, Texas, durante las festividades de fin de año. En Tucson, Arizona, organizaciones caritativas apelaron a moteles cuando sus refugios quedaron colmados.

El ICE empezó a acortar la detención de migrantes el 23 de octubre ante la creciente cantidad de familias que cruzaban la frontera desde México. Funcionario dicen que antes de hacerlo el ICE se aseguraba de que las familias tenían planes de viaje aunque no están obligados por ley a hacerlo.

“Luego de décadas de parálisis del Congreso, el gobierno tiene muchas limitaciones para detener y enviar de vuelta a las familias que no tienen bases legales para permanecer en Estados Unidos”, declaró la portavoz del ICE Sarah Rodríguez. “Como consecuencia de ello, las familias siguen cruzando la frontera en grandes cantidades y probablemente sigan haciéndolo, ya que no enfrentan consecuencia alguna por sus acciones”.

En el refugio de San Diego, las familias que piden asilo, la mayoría de ellas de Guatemala y Honduras, responden preguntas sobre su salud y una clínica ambulante en un estacionamiento atiende a las personas con gargantas irritadas, deshidratación, vómitos, fiebre y otros males.

Una vez adentro, en un gran salón lleno de voluntarios, se tiene la sensación de que se está en una agencia de viajes. Las familias hacen cola frente a mesas en las que les dicen a los voluntarios cuáles son sus planes y se les da la oportunidad de llamar a sus parientes para que les manden pasajes. Un tablero en una esquina refleja los progresos hechos en la compra de pasajes a Nueva York, Nashville, Austin (Texas) y otras ciudades de todo el país. Los voluntarios llevan toda la gente que pueden a una terminal de autobuses o al aeropuerto para dar cabida a los migrantes que llegarán por la noche.

Personal del refugio dice que cuesta 350,000 dólares mensuales mantener el sitio funcionando. El refugio ofrece comida, duchas, catres, ropa y a veces ayuda con los gastos de viaje. El estado de California donó 500,000 dólares de su presupuesto administrativo y la municipalidad de San Diego podría usar un antiguo centro de detención juvenil como refugio.

“No lo podemos hacer todo nosotros, pero sabemos que podemos hacer más de lo que estamos haciendo”, expresó el nuevo gobernador de California Gavin Newsom luego de visitar el refugio en noviembre, como gobernador electo. Dijo entonces que había una “crisis humanitaria”.

Kate Clark, abogada de inmigración que trabaja con el Servicio de Familias Judías de San Diego, dijo que ese refugio recibió gente muy joven, incluido un bebé de dos días. Algunos migrantes llegan descalzos. Una mujer malnutrida pesaba apenas 80 libras. Hasta ahora, nadie fue dejado librado a su suerte, sin un centavo en el bolsillo, en las calles de la ciudad, pero dice que “todas las noches estamos cerca” de tener que hacerlo.

Pedro Mateos, quien le escapó a la violencia de Guatemala en las zonas montañosas del oeste del país, estuvo dos días bajo la custodia de la Patrulla de Fronteras por escalar un muro desde Tijuana, México, hasta que se lo liberó con la orden de presentarse ante un juzgado de inmigración en la Florida, donde piensa vivir con una tía.

“No podemos volver a nuestro país”, dijo Mateos, quien tiene 37 años, mientras tomaba un café. “No podemos”, insistió.

La odisea de la familia de Yariza comenzó cuando pandillas mataron a su tío abuelo y amenazaron a su abuela, dándoles a sus padres 24 horas para irse de la ciudad portuaria de La Libertad. Su madre, Escobar, de 25 años, dijo que ella y su marido decidieron que no podían correr el riesgo de quedarse.

La familia no quería esperar semanas o meses en Tijuana a que las autoridades estadounidenses procesasen su pedido de asilo, de modo que cruzaron la frontera ilegalmente.

La familia tomó un taxi en un remoto sector montañoso y planeaba entregarse a la Patrulla de Fronteras. La búsqueda de un agente cobró urgencia por las heridas sufridas por Yariza al escalar el muro.

“Estábamos desesperados”, dijo Escobar. “Con la ayuda de Dios, conseguiremos lo que buscamos, el asilo”.

Trump: Hay una creciente “crisis humanitaria” en la frontera

Trump: Hay una creciente “crisis humanitaria” en la frontera

El presidente Donald Trump da un discurso en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el martes 8 de enero de 2019, en Washington. (Carlos Barria/Pool Photo vía AP)

WASHINGTON, D.C. (AP) — El presidente Donald Trump dijo el martes que hay una “creciente crisis humanitaria y de seguridad” en la frontera de Estados Unidos con México, aunque los cruces fronterizos han disminuido en los últimos años.

En un discurso televisado desde la Oficina Oval, el mandatario afirmó que todos los estadounidenses resultan heridos por la inmigración ilegal descontrolada. Dijo que agota los recursos públicos y reduce los empleos y salarios.

Trump agregó que entre los más afectados por la inmigración ilegal se encuentran los afroamericanos y los hispanos, aunque no proporcionó ninguna evidencia que respalde su comentario.

El presidente trata de convencer a los estadounidenses de que el flujo de inmigrantes que ingresa a Estados Unidos de forma ilegal en la frontera sur es una crisis.

Afirmó que el gobierno continúa con el cierre parcial debido a que los demócratas no proporcionan los fondos para la seguridad fronteriza.

Inmigrantes sin autorización en EEUU no pueden portar armas

SAN FRANCISCO, California (AP) — Una corte federal de apelaciones en San Francisco ratificó el martes una ley que prohíbe que los inmigrantes sin residencia legal en Estados Unidos porten armas.

El panel de tres jueces del Noveno Circuito Federal de Apelaciones falló de manera inánime que la ley no viola el derecho a portar armas establecido en la Segunda Enmienda de la constitución.

Los jueces argumentaron que los inmigrantes que viven en el país sin autorización y que portan armas representan una amenaza para los agentes que los traten de deportar.

Estos mismos inmigrantes son difíciles de monitorear y ya han demostrado que no respetan la ley, agregaron.

El fallo ocurrió en relación con el caso de Víctor Manuel Torres, un mexicano que fue declarado culpable después de que la policía halló un revólver en su mochila.

Adam Gasner, abogado de Torres, dijo que estaba evaluando el dictamen y que todavía no ha decidido si presentará una apelación.

La realidad en la frontera: ¿Sirve realmente un muro?

Por COLLEEN LONG, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — Donald Trump afirma que hay una crisis en la frontera entre Estados Unidos y México que puede ser resuelta solo si se invierten 5,700 millones de dólares en la construcción de un muro.

Los demócratas se niegan tajantemente a asignar ese dinero y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi dijo que el muro es una “inmoralidad”.

Trump le hablará a la nación el martes para justificar su postura sobre el muro, que dice resolverá muchos de los problemas en la frontera porque desalentará el ingreso ilegal de personas.

Pero el debate en Washington ignora las realidades de la frontera, donde los problemas no se pueden resolver tan solo con una barrera.

Vistazo a algunos de esos asuntos:

LA CAMBIANTE COMPOSICIÓN DEMOGRÁFICA PLANTEA SERIOS RETOS

Impedir que la gente cruce la frontera ilegalmente es tan solo uno de los desafíos. Otro igualmente importante es qué hacer con los que ya lo hicieron.

Los agentes de la Patrulla de Fronteras están deteniendo menos gente que antes, un indicio de que la cantidad de personas que cruzan ilegalmente ha estado bajando desde el 2000. Pero mientras que la mayoría de los que ingresaban eran mexicanos que buscaban trabajo, ahora casi la mitad son familias y menores no acompañados que vienen de América Central.

Esta gente no puede ser enviada de vuelta a sus países de inmediato. El gobierno debe coordinar vuelos a sus países de origen y conseguir documentos de viaje, lo que toma tiempo, ya que muchos solicitan asilo en Estados Unidos.

Funcionarios del Servicio de Protección de Aduanas y Fronteras dicen desde hace tiempo que sus puestos no están en condiciones de procesar la creciente cantidad de menores y de familias. Como consecuencia de ello, los inmigrantes pasan días en celdas pensadas para estadías cortas y se ha registrado un incremento en las enfermedades de los migrantes menores de edad, dos de los cuales fallecieron bajo custodia.

Las autoridades buscaron atención médica para 451 personas, más de la mitad de ellas menores, entre el 22 y el 30 de diciembre.

El gobierno solicitó el domingo 800 millones de dólares adicionales para gastos médicos, de transporte, suministros e instalaciones temporales para procesar “esta población vulnerable”.

PEDIDOS DE ASILO

Cada vez más familias y menores no acompañados se entregan a las autoridades y piden asilo en lugar de tratar de evitar ser capturados, como hacían antes.

La cantidad de personas que piden asilo subió casi un 70% del año fiscal del 2017 al del 2018. Casi 93,000 personas adujeron razones para sentirse perseguidas por su raza, su religión, su nacionalidad, sus opiniones políticas o su grupo social, lo que constituye el primer paso en el proceso de asilo. El año previo habían pedido asilo 56,000 personas.

En general, solo se aprueba el asilo en el 10% de los casos.

Pero hay mucha gente esperando que se ventilen sus casos. Las autoridades de la frontera adoptaron la política aceptar solo una cierta cantidad de solicitudes por día. En el sur de California, por ejemplo, en San Ysidro, el cruce fronterizo más activo del país, se procesan un máximo de 100 solicitudes diarias. Los integrantes de una caravana de migrantes de más de 5,000 personas están varados en Tijuana, del otro lado de la frontera, esperando ser escuchados.

Los casos pendientes en los tribunales de inmigración se más que duplicaron, para llegar a 1.1 millones, desde que Trump asumió la presidencia, de acuerdo con la Universidad de Syracuse. Trump aumentó significativamente la cantidad de jueces de inmigración, pero A. Ashley Tabaddor, presidente de la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, dijo que estos magistrados no tienen suficiente personal a su disposición.

Además, no hay suficiente espacio en los centros de detención. Hay solo 3,300 camas para familias. Las autoridades antes trataban de ubicar a las familias en centros de detención, pero ahora están liberándolas, dejándolas libradas a su suerte, sin que tengan un lugar adónde ir, y las organizaciones que ofrecen refugio a las familias de migrantes tampoco dan abasto.

La cantidad de menores no acompañados, por otro lado, se incrementó también significativamente bajo el gobierno de Trump y están siendo retenidos más tiempo porque se aumentaron los requisitos para los custodios que se ofrecen a hacerse cargo de ellos.

LA GENTE QUE SE QUEDA DESPUÉS DE VENCIDA SU VISA

El muro no hará nada por resolver el tema de la gente que se queda en el país una vez vencida su visa. Se calcula que el 40% de los extranjeros que están en el país sin permiso se quedaron después de que expiraron sus visas.

Las autoridades dijeron que casi 740,000 persona lo hicieron en un reciente lapso de 12 meses.

¿Y EL MURO, SIRVE PARA ALGO?

Los jefes de la Patrulla de Fronteras tienen problemas para decir con precisión hasta qué punto funcionan los cercos, en parte porque no se sabe cuánta gente logra burlarlos.

En un sector de la frontera de Yuma a mediados de los años 2000 las detenciones disminuyeron un 90% tras la construcción de un muro y también mermaron los arrestos en San Diego luego de completarse un cerco en la década del 90.

Muros y cercos cubren actualmente un tercio de las 1,954 millas de la frontera. La mayoría fueron construidos bajo la presidencia de George W. Bush hijo. Trump quiere extenderlos y fortificarlos. Pero la contratación de firmas, el diseño y la construcción de muros nuevos con tecnología moderna puede tomar años. Y los 5,000 millones de dólares pedidos por ahora alcanzan para 234 millas.

En el 2017, la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno dijo que no había forma de medir qué tan bien funcionan los muros. El informe indicó que el gobierno había gastado 2,300 millones de dólares del 2007 al 2015 para construir muros o cercos a lo largo de 654 millas y más para repararlos.

Trump promoverá plan de muro en horario de máxima audiencia

Trump promoverá plan de muro en horario de máxima audiencia

ARCHIVO - Esta foto del 27 de octubre del 2018 muestra al presidente Donald Trump hablando con reporteros en la Base de la Fuerza Aérea Andrews, en Maryland. (AP Foto/Andrew Harnik)

Por MATTHEW DALY, CATHERINE LUCEY y JILL COLVIN, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — Sin grandes avances a la vista, el presidente Donald Trump promoverá ante la nación el martes por la noche, en horario de máxima audiencia, su plan de un muro largo e invulnerable, argumentando que es necesario para hacer frente a una “crisis” en la frontera con México. La demanda de tal barrera es su condición para poner fin al cierre parcial del gobierno federal.

El discurso del mandatario a la hora de mayor audiencia será transmitido en vivo por las cadenas ABC, CBS, CNN, Fox Broadcasting, Fox News Channel, Fox Business Network, MSNBC y NBC.

Luminarias instaladas en suelo de Estados Unidos iluminan varios puntos del muro fronterizo con Tijuana, México, el lunes 7 de enero de 2019. (AP Foto/Gregory Bull)

Cientos de miles de trabajadores federales podrían toparse el viernes con la falta de sus cheques salariales a medida que el cierre comenzó su tercera semana.

Dos días después de que Trump pronuncie su discurso desde el Despacho Oval de la Casa Blanca –el primero que pronunciará como presidente– visitará el jueves la frontera con México para destacar su exigencia de erigir la barrera allí.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, tuiteó que Trump aprovechará la visita para “reunirse con quienes están en el frente de la crisis humanitaria y de seguridad nacional”.

El gobierno también sopesa la idea de declarar una emergencia nacional con el fin de permitir que Trump construya el muro sin necesidad de que el Congreso apruebe asignar los 5,600 millones de dólares que desea para ese fin. El vicepresidente Mike Pence reiteró el martes que la idea se sigue analizando.

Seguramente una medida así atraerá impugnaciones y Trump –que dijo a los legisladores que estaría dispuesto a mantener cerrado el gobierno durante meses, o incluso años– ha dicho que por ahora le gustaría seguir con las negociaciones.

“La pasión que se escucha del presidente Trump, su determinación de llevar este caso al pueblo estadounidense, como lo hará esta noche en su transmisión nacional desde el Despacho Oval, proviene del profundo deseo del presidente de hacer su trabajo para proteger al pueblo norteamericano”, dijo Pence el martes en el programa de la cadena ABC “Good Morning America”.

“Vamos a seguir adelante con ese caso hasta que los demócratas en el Congreso se sienten a la mesa y comiencen a negociar, no solo para poner fin al cierre del gobierno, sino para abordar lo que es una crisis innegable en nuestra frontera sur”, agregó Pence, quien también cabildeó a favor de Trump durante apariciones en las cadenas de televisión CBS y NBC.

La demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, y su colega Chuck Schumer del Senado exhortaron a las cadenas de televisión a que les concedan a los demócratas una oportunidad de responder.

“Ahora que las cadenas de televisión han decidido transmitir el discurso del presidente, que –si sus declaraciones del pasado sirven como indicio, estará lleno de malas intenciones y desinformación–, a los demócratas se les debe dar el mismo tiempo de transmisión”, escribieron el lunes en un comunicado conjunto.

Al anunciarse el discurso de Trump y su visita a la frontera, los demócratas de la Cámara de Representantes, envalentonados ahora que recuperaron el control de ese recinto –y al menos algunos senadores republicanos–, incrementaron la presión sobre los legisladores republicanos para que reabran el gobierno sin ceder a las exigencias del mandatario. El cierre, que se ha extendido por 17 días, ya es el segundo más largo de la historia y, si llega al fin de semana, se convertirá en el de mayor extensión.

Apoyándose en los republicanos del Senado, algunos de los cuales están cada vez más preocupados por el impacto del cierre, Pelosi ha dicho que la cámara baja comenzará a aprobar proyectos de ley individuales para reabrir agencias federales, empezando con el Departamento del Tesoro para asegurar que los estadounidenses reciban el saldo a favor de su declaración de impuestos.

La Casa Blanca se movilizó para adelantarse a los demócratas, diciéndoles a los reporteros el lunes que las devoluciones fiscales serán pagadas a pesar del cierre.

“Hay una partida indefinida para pagar las devoluciones. Como resultado… los reembolsos procederán de forma normal”, dijo Russell Vought, director interino de la oficina presupuestal de la Casa Blanca.

Hubo otros indicios de que el gobierno está trabajando para controlar los daños provocados por el cierre, debido al cual hay 380,000 trabajadores federales cesantes y otros 420,000 que se vieron obligados a laborar sin sueldo. El Servicio de Parques Nacionales indicó que estaba recurriendo a cobrar la entrada con el fin de pagarle al personal en algunos parques muy visitados para dar mantenimiento a los baños, recoger la basura y patrullar el entorno, después de que se reportó que en algunos lugares los excrementos humanos y la basura estaban desbordándose.

A lo largo del fin de semana, la agencia federal encargada de garantizar la seguridad aeroportuaria en Estados Unidos reconoció que hay un incremento en el número de sus empleados que no se están presentando a trabajar o que llaman para reportarse enfermos.

Los demócratas han especificado claramente que se oponen al muro por considerarlo inmoral e ineficaz, y prefieren el uso de otro tipo de seguridad fronteriza financiada a los niveles en los que ya hay un acuerdo.

Congresistas hispanos investigan muerte de niño guatemalteco

Esta foto del 12 de diciembre de 2018 proporcionada por Catarina Gómez el jueves 27 de diciembre de 2018, muestra a su hermanastro Felipe Gómez Alonzo, de 8 años, cerca de su casa en Yalambojoch, Guatemala. (Catarina Gómez vía AP)

Por SUSAN MONTOYA BRYAN, Associated Press

ALBUQUERQUE, Nuevo México — Miembros del Caucus Hispano del Congreso estadounidense criticaron el lunes la insistencia del presidente Donald Trump de que un muro en la frontera con México ayudará a reducir la crisis migratoria y reforzará la seguridad.

Tres fotografías del niño Felipe Gómez Alonzo pueden apreciarse en un altar improvisado en su honor, en la vivienda de su madre en Yalambojoch, Guatemala, el sábado 29 de diciembre de 2018. Gómez Alonzo falleció mientras estaba bajo custodia de las autoridades estadounidenses. (AP Foto/Moisés Castillo)

Durante una visita al sur de Nuevo México, el presidente del caucus, el representante demócrata Joaquín Castro, argumentó que las políticas del gobierno están agravando lo que se ha descrito como una crisis humanitaria. Castro y sus colegas demócratas resaltaron los casos de dos niños guatemaltecos que llegaron enfermos y murieron bajo custodia federal el mes pasado.

La representante Xochitl Torres Small, que representa un extenso distrito vecino a la frontera, dijo que desde que murieron los dos menores se han realizado algunas mejoras en las estaciones de la Patrulla Fronteriza en esa región, pero se requieren más cambios.

“Aún necesitamos tener equipo médico en todas nuestras instalaciones en las zonas más rurales de la frontera, para asegurarnos de contar con una Patrulla Fronteriza que esté respondiendo a las circunstancias cambiantes que seguimos observando, para asegurarnos que tenemos una agencia flexible que sea capaz de garantizar la seguridad fronteriza y también reflejar nuestros valores”, dijo Torres Small.

El contingente –compuesto exclusivamente de legisladores demócratas– viajó a Alamogordo, una comunidad ubicada unas 90 millas al norte de la frontera, a fin de ver personalmente el lugar en que Felipe Gómez Alonzo y su padre fueron detenidos tras ser arrestados inicialmente en El Paso, Texas.

El niño de 8 años enfermó en Nochebuena, y horas más tarde se convirtió en el segundo menor guatemalteco en fallecer bajo custodia del gobierno cerca de la frontera con México.

Las autoridades trasladaron al menor a un hospital después de que un agente lo viera tosiendo. Se detectó que tenía fiebre de 103 Fahrenheit, informaron los funcionarios.

Felipe estuvo bajo observación durante 90 minutos, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, antes de ser dado de alta con una receta para amoxicilina e ibuprofeno. Pero horas más tarde el niño se sintió muy mal y reingresó al hospital, donde posteriormente murió.

Las autoridades de Nuevo México han dicho que tenía influenza, pero que posiblemente pasen varias semanas antes de que se pueda determinar la causa de la muerte y se difunda el informe final de la autopsia.

Jakelin Caal, una niña guatemalteca de 7 años falleció el 8 de diciembre en El Paso. Presentó síntomas de septicemia, una infección grave que puede provocar la muerte, según las autoridades.

Los legisladores visitaron Nuevo México en momentos en que Trump continúa presionando para que se construya el muro bajo el argumento de que se vive una crisis en la frontera. Aunque no se ha tomado una decisión, la Casa Blanca indaga si es legal o no declarar una emergencia nacional al respecto a fin de poder eludir al Congreso e iniciar la construcción.

Castro consideró que esa posibilidad es inadecuada, y dijo que los demócratas no tardarían en oponerse. Otros miembros del grupo prometieron audiencias en el Congreso y mayor supervisión.

La representante Veronica Escobar dijo que el muro no resolverá los problemas en la frontera.

“Aunque lamentamos mucho los decesos de Jakelin y Felipe, la crisis es más extensa y más significativa que sólo estas dos pequeñas vidas que se perdieron. Tenemos a un gobierno que continúa manteniendo como rehén a todo un país por la construcción de un muro”, comentó Escobar.