Siete demócratas se reúnen con Trump para hablar del cierre

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, interviene en la 100ma convención anual de la American Farm Bureau Federation, el 14 de enero de 2019, en Nueva Orleans. (AP Foto/Jacquelyn Martin)

Por LISA MASCARO, CATHERINE LUCEY y JILL COLVIN, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — Siete legisladores demócratas, incluyendo varios recién electos, llegaron el miércoles a la Casa Blanca para pedirle al presidente Donald Trump que reabra el gobierno mientras continúan las negociaciones sobre seguridad fronteriza.

En el 26to día del cierre parcial del gobierno federal estadounidenses, senadores demócratas, encabezados por el líder Chuck Schumer, se reúnen en las afueras del Capitolio, mostrando fotografías de sus constituyentes afectados por el impasse, el miércoles, 16 de enero del 2019. (AP Foto/J. Scott Applewhite)

Es el primero grupo de demócratas, aparte de los líderes, en reunirse con Trump durante el cierre federal, que entró en su 26to día. La Casa Blanca ha estado tratando de dividir a los demócratas, invitando a algunos legisladores, pero no a la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, pero las invitaciones previas fueron rechazadas.

Entre los que llegaron a la reunión el miércoles estaban cinco legisladores recién electos, varios de los cuales no apoyaron a Pelosi para liderar la cámara. Representan áreas en las que Trump sigue siendo popular y pertenecen a un grupo bipartidista que se autodenomina Caucus de Solucionadores de Problemas.

Antes de la reunión, escribieron que “existe un fuerte acuerdo de que, si reabrimos el gobierno, existe la posibilidad de trabajar juntos y encontrar una posición común”.

Trump quiere 5,700 millones de dólares para su prometido muro fronterizo con México, pero los demócratas se oponen.

Pelosi le pidió el miércoles a Trump que aplace su discurso del estado de la unión hasta después que se reabra el gobierno, mientras economistas del gobierno admitieron que el prolongado cierre estaba siendo un mayor lastre para la economía que lo que se pensaba.

En una carta a Trump, la demócrata Pelosi cita preocupaciones de seguridad, apuntando que tanto el Servicio Secreto como el Departamento de Seguridad Nacional son impactados por el cierre. Añade que a menos que el gobierno sea reabierto esta semana, se debería encontrar otra fecha o Trump debería hacer su discurso por escrito.

El pedido se produjo luego que ambas cámaras del Congreso anunciaron que permanecerán en sesiones, cancelando una próxima semana de receso si el cierre federal prosigue, algo que parece muy probable.

En una conferencia con reporteros, el jefe del consejo de asesores económicos de la Casa Blanca Kevin Hassett dijo que el cierre está reduciendo el crecimiento económico más que lo pronosticado.

Personas esperan en cola junto a la World Central Kitchen del Chef José Andrés para recibir las comidas gratis ofrecidas a trabajadores afectados por el cierre parcial del gobierno estadounidense, el miércoles, 16 de enero del 2019, en Washington. (AP Foto/Pablo Martinez Monsivais)

Un cambio negativo en la economía podría sacudir a Trump, que ha atado sus fortunas políticas al mercado de valores y ha resaltado reiteradamente las ganancias como evidencia de que su paquete de recortes de impuestos y desregulaciones está funcionando.

Con el cierre en su 26to día el miércoles, Trump no cedió en su demanda de que el Congreso apruebe los fondos para construir su prometido muro. Los demócratas dicen que discutirán la seguridad fronteriza una vez sea reabierto el gobierno, pero niegan los fondos para un muro que consideran anticuado, inefectivo e inmoral.

Trump, en una teleconferencia con partidarios, no mostró indicios de retroceder.

“Vamos a seguir así por mucho tiempo, si tenemos que hacerlo”, dijo, “por mucho tiempo”.

Con unos 800,000 empleados federales de licencia o trabajando sin sueldo, Trump insinuó que el cierre parcial, que ha trabado líneas de seguridad en aeropuertos y cerrado agencias federales, transcurre sin problemas.

“La gente está muy impresionada con lo bien que está funcionando el gobierno dadas las circunstancias en las que estamos”, afirmó.

Tras bambalinas, sin embargo, el gobierno –y sus aliados en el Capitolio– esperaban nerviosamente llegar a una solución antes del plazo del próximo martes, cuando necesitarán preparar la nueva ronda de cheques para empleados federales que no han recibido nada durante el impasse.

“Definitivamente existe la sensación de que se acerca un plazo, que sería el próximo martes, para asegurarnos de que logramos resolver este problema”, dijo Mercedes Schlapp, una vocera de la Casa Blanca.

La Casa Blanca cambió sus tácticas, tratando de evadir a Pelosi para negociar directamente con demócratas moderados, pero el esfuerzo fracasó cuando los legisladores rechazaron la invitación de un almuerzo con Trump.

El martes fue otro día de mucha teatralidad, pero poca sustancia. El cierre es ya el más largo de la historia.

Trump, que hace una semana parecía determinado a declarar una emergencia nacional para conseguir los fondos para el muro, ha tornado su atención al Congreso, en momentos en que los sondeos indican que la mayor parte del público lo culpa por el impasse.

Trump rechaza pedido de reabrir el gobierno temporalmente

El presidente Donald Trump habla con reporteros en la Casa Blanca en Washington el 14 de enero del 2019. (AP Photo/ Evan Vucci)

Por CATHERINE LUCEY y DARLENE SUPERVILLE, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El presidente Donald Trump rechazó el lunes la idea de reabrir el gobierno temporalmente mientras continúan las negociaciones sobre el muro que él desea construir en la frontera con México, indicio de que no hay salida a la vista de la crisis que ha llevado a la paralización de algunas actividades federales.

Fuera de la Casa Blanca antes de iniciar un viaje a Nueva Orleáns, Trump dijo que había rechazado la propuesta del senador republicano Lindsey Graham de reabrir el gobierno temporalmente mientras siguen su curso las negociaciones. “Sí, lo rechacé”, dijo Trump. “No me interesa. Quiero resolver el asunto. No quiero postergarlo simplemente”.

El mandatario también se distanció de la idea de declarar una emergencia nacional, aseverando: “no quiero declarar una emergencia nacional. Esto es tan simple que no debería ser necesario”.

El lunes, mientras el Congreso iniciaba la segunda semana del período desde que el control de la Cámara de Representantes pasó a manos de los demócratas, se cumplieron 24 días de la paralización oficial que ha afectado a cientos de miles de empleados federales y sobre la cual no se avista un fin.

Trump exige que los legisladores le aprueben 5,700 millones de dólares para financiar un muro a lo largo de la frontera con México mientras los demócratas consideran que tal obstáculo es innecesario e incluso inmoral. Exigen que Trump permita la reanudación de las funciones oficiales.

Trump afirmó que él es el único que está dispuesto a negociar, mencionando el viaje que en estos días hicieron políticos demócratas a Puerto Rico. “Hay muchos demócratas allá en Puerto Rico celebrando algo, no sé, quizás celebrando el cierre del gobierno”, dijo el presidente en tono de burla.

En realidad, la demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, y el líder de los demócratas en el Senado Chuck Schumer estaban en Washington. El portavoz de Pelosi, Drew Hammill, tuiteó el lunes: “La legisladora Pelosi ha estado en Washington todo el fin de semana, trabajando desde el Capitolio”.

Trump criticó a Pelosi y Schumer en Twitter, aseverando que el cierre del gobierno “¡es culpa de ellos, es culpa de los demócratas!”

En realidad, Trump hace semanas dijo que estaría “orgulloso” de ser el responsable de la paralización oficial y según las encuestas, la mayoría de la opinión pública lo considera responsable a él.

Trump ha estado sopesando la posibilidad de declarar un estado de emergencia nacional, lo que seguramente crearía desafíos judiciales y una crisis política. Inicialmente el gobernante parecía estar decidido a favor, pero luego retrocedió. En días recientes ha enfatizado que prefiere una solución legislativa.

Julián Castro lanza su candidatura a nominación presidencial

Julián Castro lanza su candidatura a nominación presidencial

El exalcalde de San Antonio y exsecretario de Vivienda Julián Castro, durante el acto en el que anunció su candidatura a la nominación demócrata a la presidencia en 2020, el 12 de enero de 2019, en San Antonio. (AP Foto/Eric Gay)

PAUL J. WEBER, Associated Press

SAN ANTONIO, Texas — Con un ataque al presidente Donald Trump por “una crisis de liderazgo”, el demócrata Julián Castro, que fungió como secretario de Vivienda en el gobierno de Barack Obama, lanzó el sábado su candidatura a las elecciones de 2020, sumándose a la nutrida lista de políticos de su partido que buscan desafiar al actual presidente.

Castro, que podría ser el único latino entre los numerosos aspirantes a la nominación demócrata, hizo de la inmigración el asunto central de su anuncio en su localidad natal, San Antonio, a menos de 200 millas de la frontera con México.

Dos días después de la visita del presidente a la frontera para promover su proyecto de muro, Castro se burló de Trump por afirmar que Estados Unidos enfrenta una “invasión” desde su aliado en el sur. “Lo calificó de crisis de seguridad nacional”, dijo el demócrata. “Pues bien, hoy en día hay una crisis. Es una crisis de liderazgo. Donald Trump no ha defendido los valores de nuestra gran nación”.

Castro, de 44 años y nieto de inmigrantes mexicanos, dijo que se postula a la presidencia “porque es hora de que tengamos un nuevo liderazgo, porque es hora de una nueva energía y porque es hora de lanzar un compromiso para que asegurarnos de que las oportunidades que yo he tenido estén disponibles para todos los estadounidenses”.

El anuncio se produjo durante el mayor cierre del gobierno en la historia de Estados Unidos, mientras aumenta el número de aspirantes demócratas a la nominación y crecen las expectativas en torno a los grandes nombres que siguen considerando si presentarse.

Castro fue alcalde de San Antonio durante cinco años y fue secretario de Vivienda en el segundo mandato de Obama. Es el segundo demócrata que oficialmente lanza su candidatura después de John Delaney, un exlegislador por Maryland.

La senadora Elizabeth Warren, de Massachusetts, empezó a estudiar sus posibilidades y otros cuatro senadores están dando pasos firmes para postularse. La representante por Hawai Tulsi Gabbard, la primera hindú elegida para el Congreso, dijo que también está planeando una candidatura.

Por su parte, Trump dijo que no está preocupado sobre el creciente número de rivales en el lado demócrata. El presidente ya anunció su intención de optar a la reelección.

“Me gusta lo que veo”, declaró Trump el sábado por la noche al ser preguntado por la competencia durante una entrevista telefónica en un programa de la televisora Fox News Channel. El mandatario recitó una lista de lo que considera son sus logros, incluyendo la bajada del paro y los impuestos y pactos comerciales.

“No sé. ¿Cómo puede alguien superar eso?”, dijo el presidente.

Cuando se le pidió nombrar al demócrata con el que le gustaría enfrentarse, Trump se refirió al exvicepresidente Joe Biden, que se postuló en dos ocasiones, pero aún no ha hecho públicas sus intenciones para 2020.

Senador dice que Trump no cederá en el cierre federal

El presidente estadounidense Donald Trump escucha durante una mesa redonda sobre seguridad con líderes locales, el viernes 11 de enero de 2019, en la Casa Blanca, Washington. (AP Foto/Jacquelyn Martin)

Por DARLENE SUPERVILLE, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El senador republicano Lindsay Graham dijo el domingo que el presidente Donald Trump no está cediendo en sus exigencias para levantar un muro en la frontera con México, motivo por el cual gobierno federal se encuentra en su cuarta semana de un cierre parcial.

Graham dice que durante una conversación telefónica alentó a Trump a que reabra el gobierno durante varias semanas para tratar de negociar un acuerdo con los demócratas que permita superar el impasse.

Pero el republicano dijo que Trump quiere un acuerdo primero.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha insistido en que el mandatario debe poner fin al cierre federal antes de cualquier negociación.

“Yo traté de ver si podíamos abrir el gobierno por un tiempo limitado para negociar un acuerdo”, dijo Graham. “El presidente dice: ‘lleguemos a un acuerdo, y entonces abrimos el gobierno’. Nancy Pelosi dice: ‘Incluso si abrieras el gobierno yo no financiaría un muro’”.

“¿Qué se supone que haga él? Simplemente ceder. No va a ceder”, afirmó Graham.

El comentario del senador, que se ha vuelto cercano a Trump, indica que el cierre pudiera durar semanas más, si no es que meses, causando penurias adicionales a los 800.000 empleados federales que han sido cesados o que se les requirió trabajar sin paga mientras dure.

El senador demócrata Chris Coons dijo que la idea de Graham de una reapertura breve del gobierno es “un gran lugar para empezar”.

“Basta de dañar a nuestro país y a nuestra economía y hagamos nuestros mejores esfuerzos, porque todos estamos de acuerdo en que necesitamos invertir más en la seguridad fronteriza”, dijo Coons.

Graham dijo que piensa que Trump está dispuesto a aceptar el nivel de financiamiento que desea para un muro, junto con algunas medidas de inmigración que los demócratas pudieran considerar aceptables, como ayudar a los inmigrantes que fueron traídos ilegalmente al país cuando eran niños.

Pero Trump ha dicho que, aunque está interesado en implementar una reforma amplia al sistema de inmigración, quiere primero escuchar la opinión de la Corte Suprema sobre esos jóvenes inmigrantes conocidos como “Dreamers”.

Pelosi no ha mostrado interés alguno en aceptar un muro –algo que llama una “inmoralidad”– a cambio de las mejoras propuestas al sistema de inmigración.

Y Trump pareció desestimar la sugerencia de Graham de un acuerdo que incluya el muro y algo más, diciendo el domingo en Twitter que incluso los demócratas no quieren que el asunto de los Dreamers forme parte de las negociaciones sobre el cierre.

Graham ha estado entre los republicanos que han presionado al presidente para que use su autoridad para declarar una emergencia nacional, ello con el fin de evadir al Congreso y construir el muro con fondos que no se han gastado y que se encuentran en varias partidas gubernamentales, incluidas la de construcción militar y ayuda para desastres.

Los demócratas se oponen a esa medida, pero podrían verse impotentes para frenarla. Muchos republicanos están cautelosos también, pues temen que un presidente demócrata la use en el futuro.

Trump a punto de declarar emergencia; miles quedan sin paga

Trump a punto de declarar emergencia; miles quedan sin paga

El presidente Donald Trump habla con reporteros antes de salir de la Casa Blanca rumbo a la frontera con México en Texas, el jueves 10 de enero del 2019, en Washington, mientras el cierre parcial del gobierno llega a su vigésimo día. (AP Foto/Jacquelyn Martin)

Por CATHERINE LUCEY, LISA MASCARO y ZEKE MILLER, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El presidente Donald Trump se acerca más a declarar una emergencia nacional para financiar su muy prometido muro fronterizo, conforme aumenta la presión para encontrar una salida de un impasse que ya lleva tres semanas y tiene cerradas partes del gobierno, dejando a miles de empleados sin paga.

La empleada del Servicio de Impuestos Internos Christine Helquist participa en una manifestación de empleados federales el jueves 10 de enero de 2019 en Ogden, Utah. (AP Foto/Rick Bowmer)

Aproximadamente 800,000 empleados, más de la mitad de los cuales todavía se presentan a trabajar, están por perder su primera paga el viernes debido al cierre, y Washington está cerca de fijar un récord del cierre de gobierno más largo en la historia del país. Esos indicadores — junto con los efectos que ha tenido en parques nacionales, inspecciones de alimentos y la economía en general — tenían a algunos de los republicanos en el Capitolio cada vez más incómodos con las exigencias de Trump.

Al preguntarle por el apuro por el que pasan las personas que no reciben su sueldo, el presidente evadió el tema y dijo que se sentía mal “por las personas que tienen familiares que han sido asesinados” por criminales que atravesaron la frontera.

Trump visitó McAllen, Texas, y el río Grande el jueves para enfatizar lo que dice es una crisis de drogas y delincuencia. Allí dijo que “si por algún motivo no logramos esto, declararé una emergencia nacional”, haciendo referencia a un acuerdo con los demócratas de la Cámara de Representantes que se han negado a aprobar los 5,700 millones de dólares que exige para el muro.

Pese a las aseveraciones de Trump no hay evidencia de una ola de delitos cometidos por inmigrantes. Varias investigaciones de sociólogos e incluso del instituto académico Cato Institute han determinado que los que están ilegalmente en Estados Unidos cometen menos delitos que los ciudadanos estadounidenses, y los inmigrantes legales aún menos.

Trump consultaba con abogados de la Casa Blanca y aliados sobre cómo utilizar los poderes presidenciales en caso de emergencia para tomar una medida unilateral para construir el muro a pesar de las objeciones del Congreso. Afirmó que sus abogados le dijeron que la medida soportaría el escrutinio legal “100%”.

La medida de evadir el control constitucional del Congreso sobre los fondos del país generaría ciertas impugnaciones legales y quejas de ambos partidos por la extralimitación del ejecutivo.

Una autoridad congresual dijo que la Casa Blanca ha instruido al cuerpo de Ingenieros de la Armada a buscar los miles de millones de dólares destinados el año pasado como respuesta al desastre de Puerto Rico y otros lugares que puedan desviarse a la construcción del muro como parte de la declaración de emergencia. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado para hablar públicamente.

El viernes, autoridades en Puerto Rico dijeron que era “inaceptable” y que la isla todavía lucha para recuperarse del huracán María, una tormenta categoría 4 que golpeó hace más de un año y generó daños por un valor de 100,000 millones de dólares.

El gobernador Ricardo Rosselló dijo que el muro no debería financiarse “con el dolor de los ciudadanos de Estados Unidos que han sufrido una tragedia y una pérdida a través de un desastre natural”.

“Utilizar ahora esto como balón político no es lo que merecen los ciudadanos americanos en Puerto Rico”, dijo Jennifer González, representante del territorio estadounidense ante el Congreso. Agregó que la isla todavía no recibe 2,500 millones de dólares en fondos. “Rechazo vehementemente ese juego con nuestro dolor y esperanzas”.

No queda claro qué abarcaría el acuerdo y no hubo indicios de que hubiera alguno a la vista. Trump dijo que no reabrirá el gobierno sin dinero para el muro. Los demócratas aseguran que favorecen las medidas para aumentar la seguridad fronteriza, pero se oponen a la larga e impenetrable barrera que desea Trump.

El cierre parcial del gobierno llegaría a un récord la mañana del sábado, superando el cierre de 21 días que terminó el 6 de enero de 1996 bajo la presidencia de Bill Clinton.

Demócratas presentan plan para bajar precios de medicamentos

El senador independiente Bernie Sanders, al centro, acompañado, de izquierda a derecha, por los representantes demócratas Peter Welch y Elijah Cummings y el senador demócrata Cory Booker, habla con la prensa antes de presentar una propuesta de ley para reducir los precios de los medicamentos, el jueves 10 de enero del 2019, en el Capitolio en Washington. (AP Foto/J. Scott Applewhite)

Por RICARDO ALONSO-ZALDIVAR, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — En un desafío al presidente Donald Trump para que cumpla sus promesas de campaña de reducir los precios de los medicamentos que requieren receta, congresistas demócratas presentaron el jueves una propuesta de ley para que se tengan precios más bajos similares a los de otros países.

Las propuestas tienen pocas probabilidades de convertirse en ley en un gobierno dividido, pero de todas formas podrían poner a los republicanos a la defensiva al destacar la promesa de Trump de obligar a las farmacéuticas a reducir los precios.

Tanto los demócratas como el mandatario están de acuerdo en que las personas en Estados Unidos no deberían tener que pagar más por sus medicamentos que las de otros países desarrollados.

El gobierno de Trump ha presentado su propio plan para reducir los precios, pero analistas de la industria dicen que hasta ahora ha tenido poco impacto. La industria farmacéutica dijo que las propuestas demócratas “generarían el caos en el sistema de salud de Estados Unidos”.

La nueva propuesta fue presentada por el senador independiente Bernie Sanders, su colega demócrata Elijah Cummings y otros legisladores de ese partido. Cummings encabeza la Comisión de Supervisión y Reforma del Gobierno en la Cámara de Representantes, que se prevé desempeñe un papel importante en los precios de los fármacos.

Los legisladores proponen:

  • Abrir a la competencia genérica medicamentos de marcas estadounidenses que son considerados “excesivamente caros” y que están protegidos por patentes.
  • Permitir que el sistema federal Medicare negocie directamente con las farmacéuticas.
  • Permitir que los consumidores importen medicamentos de precios bajos de Canadá.

La Casa Blanca no emitió una respuesta.

“Hoy le digo al presidente Trump: Si habla en serio acerca de reducir el costo de los medicamentos que requieren receta médica en este país, apoye nuestra propuesta de ley y consiga el respaldo de sus colegas republicanos”, afirmó Sanders en una conferencia de prensa en el Capitolio.

“Basta de palabras. Basta de tuits”, dijo Cummings. “El pueblo estadounidense quiere acciones”.

Holly Campbell, vocera del organismo Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, que representa a la industria, dijo que el plan de Sanders dañaría a los pacientes. La industria dice que el hecho de que el gobierno regule los precios pudiera limitar el acceso a algunos medicamentos, socavar los incentivos financieros para las investigaciones, y poner en riesgo los estándares de seguridad. Sanders dice que los fabricantes de fármacos están interesados principalmente en proteger sus ganancias.

En su campaña electoral, en un principio Trump exhortó a que el Medicare negociase los precios de los medicamentos y que se permitiese que las personas importasen fármacos de menor costo de Canadá.

Pero los republicanos rechazan cualquier tipo de negociación del Medicare, ya que favorecen un enfoque de libre mercado en la industria farmacéutica y valoran su capacidad para innovar.

Como presidente, Trump ha presentado un plan para reducir precios de las medicinas, el cual se apoya en decenas de acciones regulatorias. El objetivo es eliminar los incentivos para que los productores de fármacos, los administradores externos de programas de medicamentos y las aseguradoras asfixien a la competencia a expensas de los consumidores.

Expertos independientes dicen que esas propuestas tendrían cierto impacto, pero no limitarían la capacidad de las farmacéuticas de fijar precios altos.

¿Qué significa el “paro” parcial del gobierno?

¿Qué significa el “paro” parcial del gobierno?

Los abogados Louis Valencia y Deifilia Díaz, de la firma Valencia & Díaz, en Blue Ash, Ohio, asesoran a la comunidad latina, todos los sábados, en su programa “Conoce Tus Derechos”, en La Mega 97.7 FM, en Cincinnati y La Mega 103.1 FM, en Columbus. Usted puede escucharles en vivo a través de la App La Mega 1 y las cuentas de Facebook La Mega Cincinnati 97.7 FM y La Mega 103.1 FM, y The Law Offices of Valencia & Díaz, Ltd. (Cortesía/Valencia & Díaz)

Por DEIFILIA DÍAZ

Valencia & Díaz

 CINCINNATI, Ohio — El paro ha sido consecuencia de un presupuesto federal no aprobado.

El presidente Donald Trump está obligado a someter una propuesta al Congreso y éste aprueba, modifica o rechaza la propuesta.

Este año, no se aprobó la propuesta, ya que Trump quiere dinero para el muro en la frontera sur con México.

¿Qué pasó con la promesa de campaña, diciendo que México pagaría por el muro?

Estados Unidos no puede obligar a un país soberano como México a pagar.

Sin embargo, si la construcción del muro es aprobada, mexicanos e inmigrantes indocumentados estarían pagando el muro indirectamente ya que el costo de construcción del muro resultaría del dinero recaudado en los impuestos estadounidenses.

Se estima que tan solo los inmigrantes indocumentados en 2016 pagaron 11.64 billones de dólares en impuestos, y parte de este dinero costearía la construcción del muro.

El paro del gobierno federal afecta a las audiencias en la corte de inmigración ya que sólo se realizarán las audiencias de las personas que estén detenidas.

Las audiencias de personas no detenidas se continuarán y éstas recibirán una notificación con una nueva fecha.

Si usted tiene una audiencia en la corte de inmigración y no se lleva a cabo por el paro federal, recuerde que tiene la obligación de mantener actualizada su dirección para recibir la notificación de la siguiente audiencia.

También, puede revisar su caso llamando al número 1.800.898.7180, donde tendrá que ingresar su número de inmigrante (número A) y seguir las instrucciones en español.

La corte de inmigración recibe documentación durante el paro, sin embargo, se recomienda sólo registrar las peticiones o la evidencia que tienen una fecha límite, ya que la corte estará solo con el personal mínimo y necesario.

Toda documentación que no sea necesaria y que sea mandada a la corte de inmigración durante este paro no será procesada.

Durante el paro, el juez K. Hunsucker será el único en la corte de inmigración para el estado de Ohio, presidiendo las audiencias de fianzas y de personas en detención.

Cabe notar que este juez es extremadamente estricto y poco flexible en otorgar fianzas y en aprobar los recursos de defensa, además de otorgar fianzas extremadamente altas.

El Departamento de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), agencia que otorga beneficios de residencia, naturalización, permisos de trabajo, visas U, asilos afirmativos y extensiones de beneficios, entre otros, no cierra durante el paro ya que esta agencia es “autosuficiente”.

Es decir, la mayoría de los gastos operativos de esta organización son cubiertos por las tarifas que se cobran con el registro de cada solicitud.

Esta agencia ha confirmado que seguirá procesando las aplicaciones de renovaciones de DACA.

La agencia de Seguridad, Inmigración y Ciudadanía (ICE), Aduana y Frontera (CBP), son consideradas partes del gobierno como “esenciales” por su responsabilidad de protección a la seguridad nacional, por lo que estas agencias siguen trabajando sin ninguna afectación.

Finalmente, el Departamento de Relaciones Exteriores, que coordina los procesos consulares y solicitudes de pasaportes, continúa funcionando durante el paro ya que también es un organismo gubernamental “autosuficiente”.

Sin embargo, se estará monitoreando los gastos, así como vaya transcurriendo el paro federal para evaluar si sus funciones no están excediendo el presupuesto.

Si esto sucede, sólo se procesarán las visas de diplomáticos y las situaciones de “vida o muerte”.

Recuerde sintonízanos todos los sábados, desde las 9:30 a.m., en  La Mega 97.7 FM (Cincinnati) y La Mega 103.1 FM (Columbus) en nuestro programa “Conoce tus Derechos”, donde te mantenemos actualizado e informado en las áreas de derecho penal, tráfico, divorcio, custodia e inmigración.

Nos conectamos también por Facebook Live por nuestra página de Facebook: The Law Offices of Valencias & Diaz.

¡Sigue dándonos “Like”!

Trump abandona la sesión sobre el cierre del gobierno

El presidente Donald Trump habla antes de firmar una iniciativa de ley contra la trata de personas, el miércoles 9 de enero de 2019, en el Despacho Oval de la Casa Blanca en Washington. (AP Foto/Jacquelyn Martin)

Por CATHERINE LUCEY, LISA MASCARO y LAURIE KELLMAN, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El presidente Donald Trump abandonó apresuradamente el miércoles las negociaciones con líderes del Congreso —y poco después tuiteó “les dije adiós”—, por lo que las negociaciones para poner fin a un cierre parcial del gobierno de 19 días entraron en una fase más compleja ante las exigencias del mandatario de recibir miles de millones de dólares para la construcción de un muro en la frontera con México.

En una sesión de negociaciones que terminó casi tan pronto como empezó, los demócratas acudieron a la Casa Blanca para pedirle a Trump que reactivara el gobierno. El mandatario reiteró su solicitud de fondos para cumplir con la promesa central de su campaña –el muro– y fue rechazado. Demócratas y republicanos dieron versiones distintas del breve intercambio, pero el resultado fue claro: El cierre parcial continúa sin un final a la vista.

Cientos de miles de trabajadores federales no recibirán su salario el viernes, y poco más de la mitad de ellos continúan trabajando sin poder cobrar. Otros servicios federales cruciales están suspendidos, incluyendo algunas inspecciones alimenticias. Y mientras que algunos legisladores expresaron su incomodidad con las crecientes consecuencias del estancamiento, el miércoles quedó claro que todo gira en torno al muro.

Trump reiteró su amenaza de intentar eludir al Congreso y declarar una emergencia nacional, lo que activaría la asignación de fondos del Departamento de Defensa para la construcción del muro. El jueves visitará la frontera para resaltar la “crisis” que hay allí, según declaró en un discurso el martes desde la Casa Blanca. Los demócratas afirman que el mandatario está fabricando la emergencia para justificar su maniobra política.

Dicho debate sentó las bases del encuentro del miércoles en la Casa Blanca.

Los republicanos dijeron que Trump le preguntó directamente a Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes, que, si él reactivara el gobierno, ¿ella financiaría el muro?, a lo que Pelosi respondió que no. Acto seguido Trump dio un manotazo en la mesa, declaró “entonces no tenemos nada que hablar” y salió del lugar, según señaló el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

Los republicanos indicaron que el mandatario, quien repartió caramelos antes de comenzar la sesión, no levantó la voz ni azotó el escritorio. Pelosi afirmó que Trump “salió dando pisotones” de la sala y se mostró “petulante”. Los republicanos dijeron que simplemente fue firme.

“El presidente dejó en claro hoy que se mantendrá firme a fin de lograr sus prioridades de construir un muro –una barrera de acero– en la frontera sur”, dijo el vicepresidente Mike Pence a los reporteros poco después.

Al reunirse con los líderes del Congreso, Trump acababa de regresar del Capitolio, donde exhortó a los nerviosos legisladores republicanos a mantenerse firmemente a su lado. Insinuó que un acuerdo para la construcción del muro fronterizo estaría cerca, pero también señaló que el cierre durará “lo que sea necesario”.

Aventuró la posibilidad de que se logre una amplia solución negociada con los demócratas para proteger a algunos inmigrantes de ser deportados, pero no proporcionó una estrategia clara ni un cronograma para resolver el estancamiento, de acuerdo con senadores presentes en la sesión privada. Salió del almuerzo con los republicanos jactándose de que el partido está “muy, muy unido”, pero los senadores republicanos han expresado públicamente sus inquietudes mientras el cierre parcial del gobierno afecta la vida de los estadounidenses y perturba la economía.

Trump insistió en la Casa Blanca: “No quería esta pelea”. Pero fue su rechazo repentino a una propuesta presupuestaria bipartidista a finales del mes pasado la que tomó por sorpresa a los líderes del Congreso, entre ellos a aliados republicanos, que ahora buscan una solución al cierre del gobierno.

Los efectos están creciendo. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus iniciales en inglés) informó que no está realizando inspecciones alimentarias de rutina a causa del cierre parcial del gobierno, pero prevé que las inspecciones a los alimentos más riesgosos se retomen la próxima semana.

La agencia indicó que trabaja para traer de vuelta a unos 150 empleados con el fin de que examinen alimentos potencialmente peligrosos como queso, alimento para bebés y verduras. Sin embargo, el comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, dijo que la agencia no puede justificar que sea necesaria “una inspección de rutina a la fábrica de galletas Nabisco” durante el cierre de gobierno.

Cuestionables declaraciones de Trump sobre muro fronterizo

Un niño observa una barrera fronteriza iluminada desde el lado estadounidense mientras camina en la playa, el lunes 7 de enero de 2019, en Tijuana, México. (AP Foto/Gregory Bull)

Por CALVIN WOODWARD y COLLEEN LONG, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — En su discurso del martes a la noche, el presidente Donald Trump habló de una crisis en la frontera de dudosa veracidad, acusó falsamente a los demócratas de negarse a financiar la seguridad fronteriza y pintó un panorama distorsionado de cómo entran las drogas a Estados Unidos.

La AP coteja las declaraciones de Trump con la realidad establecida:

DROGAS

TRUMP: “Nuestra frontera sur es un canal para la entrada de vastas cantidades de drogas ilegales, como la metanfetamina, la heroína, la cocaína y el fentanilo. Cada semana, 300 de nuestros ciudadanos mueren tan solo a causa de la heroína, de la cual el 90% fluye por nuestra frontera sur”.

LOS HECHOS: Un muro poco podrá hacer para detener el flujo de drogas, que en realidad entra más por los cruces establecidos y no en zonas remotas de la frontera.

La DEA dice que “solo un pequeño porcentaje” de la heroína confiscada por las autoridades es hallada en tierras entre los puntos de cruce establecidos. Lo mismo es cierto para las drogas en general.

En un informe de 2018, la agencia dijo que la manera más común de pasar drogas por la frontera consiste en esconderlas en vehículos, como camiones de carga, que atraviesan los puertos de entrada. Se emplean también autobuses, trenes y túneles, que un muro no podría detener.

Trump exageró las cosas aun más al comparar el dinero que él desea para construir el muro con el dinero que cuesta en su totalidad la batalla contra las drogas: “El muro fronterizo en poco tiempo se financiará por sí solo. El costo de las drogas ilegales supera los 500,000 millones de dólares al año, mucho más que los 5,700 millones de dólares que le hemos solicitado al Congreso”.

___

EL DINERO PARA EL MURO

TRUMP: “Los demócratas se niegan a financiar la seguridad fronteriza”.

LOS HECHOS: Eso no es cierto. Los demócratas simplemente se niegan a financiar el tema de la manera que él quiere. Ellos se niegan a facilitar 5,700 millones de dólares para construir un muro de acero a lo largo de la frontera con México.

Los demócratas, el día que asumieron el control de la Cámara de Representantes, aprobaron 1,300 millones de dólares para seguridad fronteriza mediante métodos de tecnología moderna. Han aprobado medidas similares año tras año.

___

LOS DEMÓCRATAS

PRESIDENTA DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES NANCY PELOSI: “El hecho es que es el presidente Trump ha decidido retener como rehenes a los servicios públicos vitales para la salud, la seguridad y el bienestar de la ciudadanía, reteniendo los sueldos de 800,000 empleados inocentes a lo largo y ancho del país, muchos de ellos veteranos”. (En respuesta al discurso de Trump).

CHUCK SCHUMER, LÍDER DE LOS DEMÓCRATAS EN EL SENADO: “El presidente de Estados Unidos, al fracasar en su intento de obligar a México a pagar por un muro fronterizo innecesario e ineficaz, y al no poder convencer ni al Congreso ni al pueblo estadounidense para que financie esa aventura, ha cerrado el gobierno”.

LOS HECHOS: Esa es una manera de ver las cosas. Pero se necesitan dos para cerrar al gobierno. La exigencia de Trump de que el Congreso facilite 5,700 millones de dólares para el muro es una de las causas del impasse. La negativa de los demócratas de aprobar ese pedido es otra.

___

VIOLENCIA

TRUMP: “A lo largo de los años miles de estadounidenses han sido brutalmente asesinados por quienes cruzaron la frontera ilegalmente, y morirán miles más si no actuamos de inmediato”.

LOS HECHOS: Decir que los inmigrantes no autorizados son una amenaza particular a la seguridad pública contradice cuantiosos estudios al respecto.

Averiguaciones de sociólogos e incluso del instituto académico de tendencia liberal Cato Institute han determinado que los que están ilegalmente en Estados Unidos cometen menos delitos que los ciudadanos estadounidenses, y los inmigrantes legales aun menos.

En marzo, la revista especializada Criminology determinó que “la inmigración indocumentada no aumenta la violencia”.

Ese estudio, que revisó los años entre 1990 y 2014, aseveró que los estados con una mayor proporción de inmigrantes irregulares suelen tener índices de delincuencia más bajos.

Además, un estudio publicado en el 2017 por Robert Adelman, sociólogo y profesor de la Universidad de Buffalo, analizó índices de delincuencia en 200 áreas metropolitanas en los últimos 40 años y halló que los inmigrantes ayudan a reducir la criminalidad. Por ejemplo, la ciudad de Nueva York tiene la mayor cantidad de inmigrantes no autorizados — aproximadamente 500,000 — y el año pasado registró apenas 289 asesinatos entre una población de 8.5 millones de habitantes, según datos preliminares.

Por otra parte, Ruben Rumbaut, profesor de sociología de la Universidad de California en Irvine, halló en un estudio que los índices de criminalidad bajaron pronunciadamente entre 1990 y 2015, los mismos años en que la inmigración ilegal aumentó.

___

¿SE TRATA DE UNA CRISIS?

TRUMP: “Les hablo esta noche porque hay una creciente crisis humanitaria y de seguridad en nuestra frontera sur”.

LOS HECHOS: Es difícil negar que hay una crisis humanitaria pues va en aumento la entrada de migrantes, lo que se enfrenta con las medidas endurecidas del gobierno de Trump. Ello está agotando los recursos en la frontera y está obligando a los migrantes a vivir en condiciones deplorables en el lado mexicano de la frontera.

Pero en cuanto a si existe una crisis de seguridad, eso es más cuestionable. Independientemente de si tiene o no tiene razón, Trump ha exagerado el problema al difundir la idea desacertada de que hay terroristas infiltrándose a través de la frontera.

Si bien ha aumentado drásticamente el número de familias que cruzan la frontera, el número de arrestos fronterizos — la medida principal para determinar cuánta gente está cruzando la frontera ilegalmente — es en realidad una cuarta parte de lo que era en el 2000. Hay que destacar además que el contingente de soldados estadounidenses estacionados en la zona limítrofe se ha reducido por más de la mitad: en el otoño llegó a su máximo de 5,900 y la semana pasada fue de 2,350.

___

EL ACUERDO COMERCIAL CON MÉXICO

TRUMP: “El muro será financiado indirectamente por el fabuloso acuerdo comercial que hemos firmado con México”.

LOS HECHOS: México no va a pagar por el muro a pesar de la promesa de campaña de Trump, y el nuevo acuerdo comercial ni financiará la estructura ni compensará por sus gastos.

Trump está asumiendo una enorme cantidad de beneficios económicos en base al pacto, pero en realidad esos beneficios son imposibles de cuantificar o predecir. Por ejemplo, Trump asegura que el acuerdo convencerá a muchas empresas estadounidenses a no mudarse a México, y considera que esa posibilidad equivale a pagar por el muro.

El acuerdo es una actualización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y básicamente ratifica el principio de libre comercio, con aranceles nulos o muy bajos, para el intercambio de bienes entre Estados Unidos, México y Canadá, con pequeñas mejoras para cada parte. Trump declaró falsamente que es algo “totalmente nuevo, totalmente diferente”.

Y además, ni siquiera está en vigencia. El acuerdo debe ser ratificado por cada uno de los países miembros y su aprobación no está asegurada.

___

¿FUNCIONAN LOS MUROS?

TRUMP: “Este muro es absolutamente vital para nuestra seguridad fronteriza”.

LOS HECHOS: No se ha determinado con certeza que las murallas realmente funcionan en disuadir a la inmigración ilegal.

La agencia de datos oficiales afiliada al Congreso reportó en el 2017 que el gobierno no tiene una manera fidedigna de medir si las barreras logran evitar que la gente cruce ilegalmente desde México.

A pesar de que el gobierno invirtió 2,300 millones de dólares en construcciones similares entre el 2007 y el 2015, la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno halló que las autoridades “no pueden medir la eficacia de las medidas de seguridad fronteriza en la frontera sudoccidental porque no se han desarrollado los parámetros para esa medición”.

Es difícil negar que las cercas contribuyeron a reducir pronunciadamente los cruces en ciudades como San Diego y El Paso, Texas, donde es fácil para los migrantes mezclarse entre la población general. Antes de la construcción de vallas en San Diego, jóvenes mexicanos jugaban fútbol en territorio estadounidense mientras otros vendían tamales, especialmente de noche cuando era poco lo que los agentes fronterizos podían hacer. Sin embargo, esas cercas obligaron a los migrantes a optar por terrenos más agrestes y aislados como Arizona, donde miles de ellos han perdido la vida bajo el calor extremo.

___

COSTOS VS BENEFICIOS DE LA INMIGRACIÓN

TRUMP: “Estados Unidos se enorgullece de recibir a millones de inmigrantes legales que enriquecen a nuestra sociedad y contribuyen a nuestra nación, pero todos los ciudadanos se perjudican por la migración ilegal descontrolada. Se agotan nuestros recursos y se deprimen los empleos y salarios”.

LOS HECHOS: Estados Unidos no está sufriendo una inmigración ilegal “descontrolada”. El debate es sobre si los controles son lo suficientemente estrictos.

En cuanto a los costos, un estudio de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina halló en el 2016 que el impacto de la inmigración sobre los empleos, cuando se mide por lapsos de por lo menos 10 años, es minúsculo. Por el contrario, determinó que la inmigración, tanto legal como ilegal, en general es beneficiosa para el crecimiento económico.

Hay evidencias de que los inmigrantes con mayor educación impulsan la remuneración económica. Los que se ven perjudicados son los estadounidenses sin educación secundaria.

Autoridades de EEUU no retienen a quienes piden asilo

Autoridades de EEUU no retienen a quienes piden asilo

Un agente cuenta los migrantes que el servicio de inmigración de EEUU entrega a un refugio de San Diego el 11 de diciembre del 2018. (AP Photo/Gregory Bull)

Por ELLIOT SPAGAT, Associated Press

SAN DIEGO, California — El gobierno dispuso la detención de las personas que piden asilo tras cruzar la frontera ilegalmente, pero el servicio de inmigración no solo no las retiene, sino que las libera lo más rápidamente posible porque no está en condiciones de alojarlas mientras se realizan los trámites burocráticos de rigor.

Desde fines de octubre, el gobierno ha estado liberando a estas personas tan rápidamente que no tienen tiempo de hacer planes de viaje. A las familias a menudo se les fija una audiencia sin haber pasado siquiera la primera entrevista que se le hace a quienes solicitan asilo. Con frecuencia terminan en refugios de organizaciones caritativas o son dejados en terminales de autobuses de ciudades de la frontera.

Una familia de migrantes que solicitan asilo escucha a una voluntaria en un refugio de San Diego el 11 de diciembre del 2018. (AP Photo/Gregory Bull)

En el caso de una familia salvadoreña, la serie de vertiginosos eventos comenzó cuando Yariza Flores, de siete años, se lastimó con un alambre de púas al tratar de ingresar ilegalmente al país el mes pasado. La llevaron de urgencia a un hospital porque sangraba profusamente.

Apenas cuatro días después, las autoridades la dejaron en un refugio de San Diego con sus padres y su hermanito de tres años. No tenían dinero, solo alguna ropa en sus mochilas y la orden de presentarse ante un tribunal de inmigración en Houston, donde pensaban ir porque allí viven la abuela de Yariza y dos tías. No tuvieron tiempo de arreglar para que sus parientes les comprasen los pasajes de autobús antes de ser liberados.

“Me alegro de que finalmente estemos aquí, de que finalmente puedo ver a mi familia”, expresó la madre de la niña, Tania Escobar, en el comedor de un refugio donde les sirvieron fajitas de pollo, arroz y frijoles. Su hija se sentó cerca suyo, sonriente, luciendo una corona plateada que le había dado un agente de la Patrulla de Fronteras y sosteniendo un animalito de juguete que le dio un médico que la vio por los cortes que sufrió en la espalda, a la altura de la cintura.

Desde California hasta Arizona y Texas, voluntarios se afanan por ayudar a estas familias hasta que pueden hacer arreglos para encontrarse con parientes en distintos puntos del país. La Red de Respuestas Rápidas (Rapid Response Network) de San Diego, una coalición de activistas que administra el refugio donde estuvieron Yariza y su familia, ha asistido a más de 4,000 personas desde que comenzó a funcionar en una iglesia a fines de octubre del año pasado. Desde entonces cambió de sede cinco veces porque no tenía suficiente espacio.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (conocido como ICE, sus siglas en inglés) a menudo coordina sus actividades con estos refugios. La noche de diciembre en que llegó Yariza, el ICE trajo 125 personas en autobuses que llegaban cada media hora. Una noche de fines de diciembre, el refugio recibió 180 personas y tuvo que alojar a algunas en una iglesia.

El actual estado de cosas contradice la afirmación del presidente Donald Trump de noviembre en un tuit, cuando dijo que la política de “’capture y libere’ era un término obsoleto. Ahora es ‘capture y detenga’“

El gobierno dijo el 20 de diciembre que a partir de ese momento las personas que piden asilo deberían esperar en México que se procesen sus solicitudes, algo que puede tomar años ya que el sistema inmigratorio estadounidense no da abasto. Pero la política de “capture y detenga” no ha entrado en vigor todavía porque está a la espera de que los dos países coordinen las tareas. Y es previsible que surjan cuestionamientos legales.

Es así que, al menos por ahora, muchas familias que piden asilo son liberadas en Estados Unidos antes de que estén preparadas para ello. El ICE dejó diariamente a cientos de personas en una terminal de autobuses de El Paso, Texas, durante las festividades de fin de año. En Tucson, Arizona, organizaciones caritativas apelaron a moteles cuando sus refugios quedaron colmados.

El ICE empezó a acortar la detención de migrantes el 23 de octubre ante la creciente cantidad de familias que cruzaban la frontera desde México. Funcionario dicen que antes de hacerlo el ICE se aseguraba de que las familias tenían planes de viaje aunque no están obligados por ley a hacerlo.

“Luego de décadas de parálisis del Congreso, el gobierno tiene muchas limitaciones para detener y enviar de vuelta a las familias que no tienen bases legales para permanecer en Estados Unidos”, declaró la portavoz del ICE Sarah Rodríguez. “Como consecuencia de ello, las familias siguen cruzando la frontera en grandes cantidades y probablemente sigan haciéndolo, ya que no enfrentan consecuencia alguna por sus acciones”.

En el refugio de San Diego, las familias que piden asilo, la mayoría de ellas de Guatemala y Honduras, responden preguntas sobre su salud y una clínica ambulante en un estacionamiento atiende a las personas con gargantas irritadas, deshidratación, vómitos, fiebre y otros males.

Una vez adentro, en un gran salón lleno de voluntarios, se tiene la sensación de que se está en una agencia de viajes. Las familias hacen cola frente a mesas en las que les dicen a los voluntarios cuáles son sus planes y se les da la oportunidad de llamar a sus parientes para que les manden pasajes. Un tablero en una esquina refleja los progresos hechos en la compra de pasajes a Nueva York, Nashville, Austin (Texas) y otras ciudades de todo el país. Los voluntarios llevan toda la gente que pueden a una terminal de autobuses o al aeropuerto para dar cabida a los migrantes que llegarán por la noche.

Personal del refugio dice que cuesta 350,000 dólares mensuales mantener el sitio funcionando. El refugio ofrece comida, duchas, catres, ropa y a veces ayuda con los gastos de viaje. El estado de California donó 500,000 dólares de su presupuesto administrativo y la municipalidad de San Diego podría usar un antiguo centro de detención juvenil como refugio.

“No lo podemos hacer todo nosotros, pero sabemos que podemos hacer más de lo que estamos haciendo”, expresó el nuevo gobernador de California Gavin Newsom luego de visitar el refugio en noviembre, como gobernador electo. Dijo entonces que había una “crisis humanitaria”.

Kate Clark, abogada de inmigración que trabaja con el Servicio de Familias Judías de San Diego, dijo que ese refugio recibió gente muy joven, incluido un bebé de dos días. Algunos migrantes llegan descalzos. Una mujer malnutrida pesaba apenas 80 libras. Hasta ahora, nadie fue dejado librado a su suerte, sin un centavo en el bolsillo, en las calles de la ciudad, pero dice que “todas las noches estamos cerca” de tener que hacerlo.

Pedro Mateos, quien le escapó a la violencia de Guatemala en las zonas montañosas del oeste del país, estuvo dos días bajo la custodia de la Patrulla de Fronteras por escalar un muro desde Tijuana, México, hasta que se lo liberó con la orden de presentarse ante un juzgado de inmigración en la Florida, donde piensa vivir con una tía.

“No podemos volver a nuestro país”, dijo Mateos, quien tiene 37 años, mientras tomaba un café. “No podemos”, insistió.

La odisea de la familia de Yariza comenzó cuando pandillas mataron a su tío abuelo y amenazaron a su abuela, dándoles a sus padres 24 horas para irse de la ciudad portuaria de La Libertad. Su madre, Escobar, de 25 años, dijo que ella y su marido decidieron que no podían correr el riesgo de quedarse.

La familia no quería esperar semanas o meses en Tijuana a que las autoridades estadounidenses procesasen su pedido de asilo, de modo que cruzaron la frontera ilegalmente.

La familia tomó un taxi en un remoto sector montañoso y planeaba entregarse a la Patrulla de Fronteras. La búsqueda de un agente cobró urgencia por las heridas sufridas por Yariza al escalar el muro.

“Estábamos desesperados”, dijo Escobar. “Con la ayuda de Dios, conseguiremos lo que buscamos, el asilo”.