Motivando una vida más activa y saludable

¡Vamos a caminar!

En esta foto de archivo personas caminan en Glenwood Gardens, un parque natural ubicado entre las ciudades de Cincinnati, Forest Park, Springdale y Wyoming, Ohio. (La Mega Nota/Elvia Skeens)

Por YAHAIRA WEBBER, La Mega Nota

yahawebber@gmail.com

Una de las principales causas del aumento de la obesidad es el sedentarismo.

La eterna excusa “no tengo tiempo” o “me mata el cansancio, necesito descansar” desencadena una serie de limitaciones para la buena salud.

Poner al cuerpo en movimiento garantiza bienestar total, tanto en el aspecto físico como en el emocional, en una sociedad donde la palabra estrés ya es un verbo que se conjuga sobre múltiples situaciones del quehacer diario.

Considerando estadísticas del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), una década atrás más de 145 millones de adultos ya incluían caminar como parte de un estilo de vida físicamente activo.

“Más de 6 de cada 10 personas caminaban como medio de transporte, como actividad para relajarse o entretenerse, lo combinaban con ejercicio, o simplemente caminaban con su perro”.

El porcentaje de personas que reportaba caminar -al menos una vez durante 10 minutos o más a la semana- aumentó de 56%, en 2005 a 62%, en 2010.

No cabe duda de que la actividad física ayuda a controlar el peso, pero también tiene otros beneficios.

El CDC advierte que las personas que son físicamente activas viven más tiempo y tienen menor riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, diabetes tipo 2, depresión y algunos cánceres.

“Mejorar los espacios y tener lugares seguros para caminar facilitará que más personas se vuelvan físicamente activas”.

A continuación 10 beneficios que –a partir de hoy, después de leer La Mega Nota– le motivarán a moverse más:

1.- Disminuye el riesgo de ser hipertenso y fortalece el corazón.

Caminar 30 minutos diarios reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares hasta en un 27%.

2.- Produce efectos favorables sobre el colesterol.

El caminar regularmente puede ayudar a reducir esos indeseables niveles que aterran, mientras contribuye a bajar de peso y la tensión por estrés.

3.- Previene la diabetes.

Las personas que no realizan actividad física son más propensas a padecer la enfermedad porque no queman el azúcar que consumen.

4.-Aumenta los niveles de vitamina D.

Caminar a la luz del día incrementa los niveles de esta vitamina en el cuerpo, ya que es un nutriente difícil de obtener.

5.-Ayuda a perder peso.

Caminando entre 40-45 minutos continuos empezamos a quemar calorías a partir de los 20 minutos del trayecto.

6.-Evita la obesidad y los depósitos de celulitis.

Una caminata fuerte y corta varias veces al día logra tener el mismo efecto que una sesión de gimnasia aeróbica en el mantenimiento del peso corporal porque equilibra el metabolismo. 

7.- Mejora la circulación.  

Realizar ejercicios donde trabajemos nuestras extremidades inferiores hará que la circulación del cuerpo mejore.

8.-Tonifica las piernas y abdominales.

Un buen paseo puede ayudar a fortalecer las extremidades y la zona del abdomen.

9.- Es bueno para los huesos.

Al caminar diariamente estamos estimulando y aumentando la densidad ósea.

8.-Ayuda en la lucha del cáncer de seno.

Las mujeres que caminan después de ser diagnosticadas con cáncer de seno tienen 45% más probabilidad de sobrevivir que aquellas inactivas, de acuerdo a un estudio publicado en la Revista de Oncología.

Los investigadores de la Universidad de Yale que encabezaron la investigación también encontraron que quienes hicieron ejercicios durante años antes de ser diagnosticadas, tenían 30% más posibilidad de sobrevivir.

10.-Reduce el riesgo de cáncer de colon en un 20%.

Esto se debe a que las caminatas ayudan a agilizar la digestión evitando acumulación de alimentos semi-digeridos y material fecal que producen inflamaciones.

Y ahora que ya conoce todo lo maravilloso que puede ser caminar, le invitamos a cambiar una hora de telenovela o serie favorita por una caminata en las aceras de su vecindario, una cuadra cercana, un parque o hasta en el centro comercial.

Solamente asegúrese de usar ropa cómoda, zapatillas deportivas, llevar una botella de agua y mirar a ambos lados de la calle antes de cruzar.

Share this: