La sal rosada del Himalaya viene en distintas presentaciones; completamente triturada, lista para cocinar y en cristales enteros. También se puede comprar mezclada con orégano, granos de pimienta y otras especies. (LJL/Yahaira Webber)

Por YAHAIRA WEBBER, La Jornada Latina

yahawebber@gmail.com

Siempre se habla de precaución en el consumo de sal, y que el alto nivel de sodio puede traer complicaciones para la salud.  

Generalmente, cuando los médicos observan riesgos de hipertensión, advierten a los pacientes sobre la inminente necesidad de disminuir la sal en sus comidas.  

En algunos casos, urgen eliminar condimentos, recomendando los sazonadores Dash y/o sal sustituta que no es muy agradable porque cambia el sabor de la comida.

La sal rosada del Himalaya tiene más de 250 años en la tierra y es la más pura que existe.

Está totalmente libre de toxinas o contaminantes y sus componentes (84, para ser exactos) son idénticos a los elementos que se encuentran en nuestro cuerpo.

La sal rosada del Himalaya proviene de la mina Khewra, localizada al norte de la región de Pind Dadan Khan, en el distrito de Jherum (Punjab), en Pakistán.

Desde la antigüedad, es reconocida por su pureza y composición de minerales como calcio potasio, magnesio, óxido de sulfuro, hierro, yodo y zinc.

En el campo de la belleza también aporta grandes beneficios.

Podemos aprovechar todas esas virtudes para baños relajantes, limpieza profunda y hasta hacernos, en casa, una variedad de exfoliantes de piel.

Las lámparas de sal rosada son muy recomendadas para tenerlas en el hogar, estudios y oficinas, ya que se consideran como una “vitamina para el aire”.

¿Cómo nos beneficia?

-Regula el contenido de agua en nuestro cuerpo y equilibra el pH de células y neuronas.  

-Ayuda en la absorción de alimentos a través del tracto intestinal.

-Previene calambres y contribuye a la resistencia ósea.

-Regula naturalmente el sueño y nivela el azúcar en la sangre.

-Estabiliza los latidos irregulares del corazón, convirtiéndose en un gran aliado para la presión sanguínea.

¿Dónde encontrarla?

Y ahora, se estará usted preguntando dónde encontrar esta famosa sal que viene desde la región del Himalaya, en el continente asiático.

Con seguridad puede buscarla en el área de productos saludables de los supermercados, en tiendas naturales y hasta en la sección de hogar de algunos almacenes populares (*como, por ejemplo, Burlington, Marshalls y TJ Maxx).

También puede comprar mezclas condimentadas de sal rosada, pimienta, orégano y otras especies.

Si prefiere ordenarla en internet, hay muchas opciones: iherb.com, wholefoodsmarket.com, y pureformulas.com, son algunas de estas.

¿Mejor para cocinar?

De acuerdo a la revista, Medical News Today, la sal rosada del Himalaya es “químicamente similar a la de mesa y contiene hasta 98 por ciento de cloruro de sodio”.

Pero aunque mantenga las mismas cantidades de sodio, es mejor para cocinar, porque conserva más minerales y -por la intensidad de su sabor- necesitaremos menos sal para preparar las recetas. Además, es más sabrosa que la sal refinada.

Buena para la piel

Usted puede aprovechar este regalo natural del Himalaya para mejorar el aspecto de su piel gracias a los beneficios que ofrece cuando se usa de forma externa a modo de tratamiento.

-Si desea hacer un exfoliante casero mezcle 2 cucharadas de sal rosada con una cucharada de aceite de oliva y úsela sobre la zona que quiere mejorar con masajes circulares suaves de 5-10 minutos.

-Pasado este tiempo enjuague con abundante agua tibia y póngase una crema hidratante para que la piel quede más suave.

La sal es un ingrediente que muchas personas usan en exceso; pero si lográramos sustituirlo por una alternativa más saludable, contribuiremos a mejorar la salud de toda la familia.

…Y no es tan cara como -de repente- pensaría; al usarla se dará cuenta que un pequeño envase de 16 oz. le durará muchísimos meses.