El quarterback Tom Brady, derecha, festeja con sus compañeros de los Patriots de Nueva Inglaterra tras vencer a los Chiefs de Kansas City en el partido por el campeonato de la Conferencia Americana de la NFL, el domingo 20 de enero de 2019, en Kansas City, Missouri. (AP Foto/Charlie Neibergall)

Por BARRY WILNER, Associated Press

KANSAS CITY, Missouri — Se acerca el fin del invierno, lo que significa que el clima en Nueva Inglaterra es insoportable. Y que los Patriots van al Super Bowl.

El running back Damien Williams (26), de los Chiefs de Kansas City, atrapa el balón en jugada de touchdown ante el linebacker Dont’a Hightower (54), de los Patriots de Nueva Inglaterra, en el partido por el campeonato de la Conferencia Americana de la NFL, el domingo 20 de enero de 2019, en Kansas City, Missouri. (AP Foto/Jeff Roberson)

Les tomó de tiempo extra, y de una nueva brillante actuación de Tom Brady el llegar ahí… por tercer año consecutivo. Mientras sus aficionados en casa lidiaban con una frígida tormenta, Brady arrasó con la exhausta defensiva de Kansas City en una serie de 75 yardas que culminó con el acarreo de dos yardas de Rex Burkhead a la anotación para sentenciar un triunfo el domingo 37-31 en la final de la Conferencia Americana.

La ofensiva, en la que Nueva Inglaterra convirtió tres veces en tercera oportunidad, trajo recuerdos del triunfo de los Patriots sobre Atlanta hace dos años en el único Super Bowl en irse a tiempo extra.

“Tiempo extra, fuera de casa ante un gran equipo”, comentó Brady. “No se rindieron. Nosotros tampoco. Jugamos nuestro mejor fútbol hacia el final. No lo sé, viejo, estoy cansado. Fue un gran partido”.

Esperando por ellos en Atlanta están los Rams de Los Ángeles, que derrotaron 26-23 en tiempo extra a Nueva Orleans en la final de la Conferencia Nacional. Los Rams aparecieron por última vez en el Super Bowl en 2002, cuando cayeron ante los Patriots.

Nueva Inglaterra se benefició de dos revisiones cruciales en la repetición y realizará su noveno viaje al Super Bowl con Brady como su quarterback y Bill Belichick como su entrenador en jefe.

“Es algo increíble”, dijo Brady, quien completó 30 de 46 para 348 yardas. “Vaya juego”.

Es la primera ocasión en que los dos juegos por el campeonato de conferencia se definen en tiempo extra. La última vez que los dos visitantes ganaron la final de Conferencia fue en 2012; Nueva Inglaterra tenía marca de 3-5 como visitante esta temporada.

“Sabíamos de nuestro récord, pero no permitimos que nos afectara”, dijo el defensive end Trey Flowers, quien encabezó a una férrea defensiva contra Patrick Mahomes. “Lo que sucedió en campaña regular ya pasó. Salimos a jugar cuando más contaba”.

En varias ocasiones, los Patriots parecían tener el triunfo en la bolsa, y en varias ocasiones Kansas City logró recuperarse de forma espectacular.

Brady, con 41 años y ya el pasador de mayor edad en jugar en un Super Bowl, guio a Nueva Inglaterra 65 yardas en apenas 1:24 para que Burkhead anotara en carrera de 4 yardas para poner a los Patriots al frente a falta de 39 segundos en el tiempo regular. Sin embargo, eso fue tiempo suficiente para que su mucho más joven contraparte, Mahomes de 23 años, moviera a los Chiefs 48 yardas para que Harrison Butker empatara el encuentro con un gol de campo de 39 yardas a 8 segundos del final.

Fue una trepidante exhibición ofensiva en el último cuarto después de que la defensiva mantuvo a los Chiefs en el juego durante buena parte. De hecho, Kansas City fue blanqueado en la primera mitad por primera vez en toda la temporada.

“Pensé que de tener la oportunidad, anotaríamos”, comentó Mahomes, quien completó 16 de 31 envíos para 295 yardas y tres anotaciones.