Un guardia privado de seguridad devuelve una pelota de fútbol al campamento de detención para migrantes adolescentes en Tornillo, Texas, el jueves 13 de diciembre de 2018. (AP Foto/Andrés Leighton)

EL PASO, Texas (AP) — El director de un refugio en la ciudad fronteriza de El Paso dijo el jueves que su organización ha recibido a 1,300 personas tan sólo en los últimos cinco días después de que las autoridades migratorias de Estados Unidos las pusieron en libertad.

Ruben Garcia, de Annunciation House, indicó que los grupos sin fines de lucro están teniendo que atender a más personas porque crece constantemente el número de personas que cruzan la frontera y el gobierno se está quedando sin espacio para mantenerlas detenidas.

Garcia calcula que su organización gasta 150,000 dólares mensuales en el pago de habitaciones porque ya no hay suficiente espacio para otorgarles refugio. Más de 500 personas llegaron tan solo el miércoles.

La hermana Norma Pimentel de Catholic Charities en el Valle del Rio Grande, en Texas, señaló que su centro de apoyo también está recibiendo a más gente de lo usual.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) está siendo objeto de un estricto escrutinio tras el fallecimiento de dos niños migrantes que estaban bajo custodia de Estados Unidos.

Una portavoz del DHS dijo que el país vive “una crisis de inmigración”.