Eagles arrollan 38-7 a los Vikings y van al Super Bowl

Por BARRY WILNER

FILADELFIA, Pensilvania (AP) — Quizá es hora de que los Eagles de Filadelfia dejen de pensar en Carson Wentz. Con Nick Foles podría alcanzarles para conquistar su primer Super Bowl.

El quarterback Nick Foles, de los Eagles de Filadelfia, a la derecha, festeja después de la victoria sobre los Vikings de Minnesota para conquistar el título de la NFC dentro de la NFL en Filadelfia, el domingo 21 de enero de 2018. (AP Foto/Matt Slocum)

Foles estuvo muy afinado el domingo en la noche contra una de las defensivas más difíciles en la NFL. Filadelfia no paró de hacer grandes jugadas en ambos lados de la cancha en la sorpresiva derrota por 38-7 que infligió a los Vikings de Minnesota para alzarse con el título de la Conferencia Nacional de Fútbol (NFC por sus siglas en inglés).

Después de esta victoria que los Eagles consiguieron con el marcador más abultado en los actuales playoffs de la NFL, Filadelfia disputará su primer Super Bowl desde 2005 contra el mismo equipo que las venció entonces, los campeones de la Conferencia Americana de Fútbol (AFC por sus siglas en inglés), a decir los Patriots de Nueva Inglaterra.

 

Foles sustituyó al lesionado Wentz en el 13mo partido del equipo en la campaña y culminó un resurgimiento del equipo desde el último puesto la temporada pasada al primer lugar en la división Este de la NFC. Sobraron los escépticos al inicio de la postemporada debido a la brillante actuación que había tenido el exquarterback titular de Filadelfia (15-3).

“Creo que hay que seguir adelante”, declaró Foles. “Y todos creemos unos en los otros. Me siento bendecido de tener a compañeros maravillosos, a coaches maravillosos. Todos los integrantes de la organización de los Eagles de Filadelfia son de primera categoría”.

Foles quizá tuvo su mejor desempeño contra Minnesota (14-4) y su defensiva, a la que Filadelfia hizo como quiso para destrozarla. Foles completó pases para 352 yardas y tres anotaciones, mostró serenidad, agallas y capacidad para eludir a los contrarios al completar 26 de 33 lanzamientos.

“Estoy muy contento por Nick y la ofensiva”, dijo el entrenador Doug Pederson, “y por Nick, por todo lo que había pasado y enfrentado, prosiguió su labor y todos creímos en él”.

Corey Graham, de los Eagles de Filadelfia, a la izquierda, intercepta un pase dirigido a Adam Thielen, de los Vikings de Minnesota, a la derecha, en el último periodo del partido por el título de la NFC, en Filadelfia, el domingo 21 de enero de 2018. (David Maialetti/The Philadelphia Inquirer vía AP)

Foles tuvo la gran ayuda de la férrea defensiva de los Eagles y una espectacular devolución zigzagueante de 50 yardas de Patrick Robinson que terminó en touchdown después de que interceptara el balón.

Filadelfia arruinó las esperanzas de los Vikings de convertirse en el primer equipo que disputa un Super Bowl en su estadio.

Por su parte, los Eagles intentarán conquistar su primer Super Bowl en Minnesota el 4 de febrero; la anterior ocasión que se alzaron con el título fue en 1960.

“Estoy muy orgulloso de nuestros jugadores”, dijo el dueño del equipo, Jeffrey Lurie. “La capacidad de recuperación de este grupo de jugadores no tiene par”.

Al principio, el partido pareció que sería un día de campo para Minnesota. Los Vikings avanzaron 75 yardas en nueve jugadas y concretaron cuando Case Keenum completó pase de 25 yardas a Kyle Rudolph desde muy atrás del linebacker Najee Goode mientras la defensiva de Filadelfia pareció confundida en la jugada.

Sin embargo, Filadelfia ya no permitió que Minnesota volviera aplicarles la misma dosis el resto del partido.

Artículos semejantes