Hijos de MLK critican a Trump y censuran el racismo

Por JOHATHAN LANDRUM Jr.

ATLANTA, Georgia (AP) — Los hijos de Martin Luther King Jr. y el pastor de una iglesia de Atlanta en la que predicó censuraron las afirmaciones que el presidente Donald Trump presuntamente dijo sobre los países africanos, mientras que inmigrantes haitianos y partidarios del mandatario intercambiaron gritos cerca de su mansión en Florida el lunes, el feriado oficial en honor de King.

Martin Luther King III con su esposa Andrea Waters y su hija Yolanda, durante una visita al Memorial de Martin Luther King Jr. en Washington el lunes 15 de enero de 2018. (AP Foto/Pablo Martinez Monsivais)

En mítines en todo el país, activistas, residentes y maestros honraron al fallecido defensor de los derechos civiles en el que habría sido su cumpleaños 89 y antes del 50mo aniversario de su asesinato en Memphis, Tennessee.

Trump conmemoró su primer día de Martin Luther King Jr. como presidente zarandeado por las afirmaciones de que, durante una reunión con senadores la semana pasada para hablar sobre la inmigración, utilizó una palabra soez para describir a los países africanos y cuestionó por qué habría que permitir el ingreso de más haitianos a Estados Unidos. Se dice que también preguntó por qué el país no podría tener más inmigrantes de naciones como Noruega.

En Washington, el hijo mayor de King, Martin Luther King III, dijo que “cuando un presidente insiste en que nuestra nación necesita más ciudadanos de Estados blancos como Noruega, no creo que debamos perder tiempo siquiera hablando de lo que dice y de lo que es”.

“Necesitamos encontrar una forma de trabajar en el corazón de este hombre”, agregó.

En Atlanta, la hija de King, la reverenda Bernice King, le dijo a cientos de personas que llenaron las bancas de la iglesia bautista Ebenezer que “no podemos permitir que las naciones del mundo acepten las palabras que provienen de nuestro presidente como un reflejo del verdadero espíritu de Estados Unidos”.

Bernice King, hija del reverendo Martin Luther King, Jr., mira a lo lejos afuera del Centro Martin Luther King Jr. en Atlanta, el miércoles 10 de enero de 2018. (AP Foto/Robert Ray)

“Somos un pueblo, una nación, una sangre, un destino… Toda la civilización y la humanidad se originaron en los suelos de África”, dijo Bernice King. “Nuestra voz colectiva en estos momentos siempre debe ser más fuerte que la que a veces no refleja el legado de mi padre”.

Por su parte, el reverendo Raphael Warnock se opuso al lema de la campaña de Trump de “Devolver la grandeza a Estados Unidos”.

Warnock dijo que piensa que el país “ya es grande… en gran medida debido a África y al pueblo africano”.

Calle abajo de la mansión de descanso y club de Trump de Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, manifestantes haitianos y partidarios del presidente se gritaron mutuamente desde esquinas opuestas. Trump se hospedó allí para el fin de semana del feriado de Luther King Jr. En tomas de video publicadas por la televisora WPEC-TV, podía verse a varios cientos de manifestantes que gritaban desde un costado de la calle mientras ondeaban banderas de Haití. Los haitianos y sus partidarios gritaban “¡nuestro país no es una mierda!”, refiriéndose a los comentarios que el presidente presuntamente hizo. Trump ha dicho que esas no fueron las palabras que usó.

El contingente pro Trump, de menor tamaño, ondeaba banderas estadounidenses y afiches de campaña y gritaba “¡Trump está devolviéndole la grandeza a Estados Unidos!”. Fue posible ver a un hombre que les decía a los haitianos que se fueran del país. La policía mantuvo a ambos grupos separados.

Trump le dedicó a King su mensaje semanal al país, el cual fue publicado el lunes.

“El sueño del doctor King es nuestro sueño, es el sueño americano, es la promesa en el entramado de nuestra nación, grabada en los corazones de nuestra gente y escrita en el alma de la humanidad”, afirmó en el discurso, el cual tuiteó a sus seguidores. “Es el sueño de un mundo en el que la gente es juzgada por lo que es, no por su aspecto ni por el lugar del que proviene”.

Las afirmaciones del mandatario no parecieron conmover al reverendo Al Sharpton, que también aprovechó el feriado para criticar la retórica racial que se dice que Trump empleó.

“La Torre Trump está en el estado equivocado”, le dijo Sharpton a un grupo de 200 personas en la Red de Acción Nacional en Harlem, y agregó que es vergonzoso que el presidente sea de Nueva York. “Lo que vamos a hacer con relación a Donald Trump va a ser el espíritu del Día de Martin Luther King”.

Artículos semejantes