Alex Cuba desnuda su música para hacernos sentir

NUEVA YORK (AP) — Después de haber experimentado con world music, rock, salsa, pop, jazz y soul, Alex Cuba apela a un sonido mucho más minimalista y básico en “Lo único constante”, un álbum inspirado en el filin cubano que le enseñó su padre.

“En este disco yo totalmente he arribado a un lugar donde confío en mis canciones, donde disfruto que la gente escuche realmente la canción casi al desnudo”, dijo el cantautor cubano a The Associated Press en una entrevista telefónica reciente desde Canadá, donde reside. “Me he llenado de esa confianza en este disco partiendo del punto de vista de que las canciones me pidieron eso. Las canciones tenían eso yo diría que impreso en ellas mismas desde el momento que comencé a grabar los demos, hasta que llegué al estudio. Fue algo que noté inmediatamente”.

“Yo creo que tiene que ver con el desarrollo mío como compositor, como artista, llegar a esa desnudez. Y mientras descubría esa desnudez vi la directa conexión con todo este movimiento del filin al cual fui expuesto a través de mi padre, escuchándolo tocar en casa mientras yo crecía, escuchándolo acompañar a otros artistas”, añadió de su progenitor, el guitarrista y profesor de música Valentín Puentes. “Algo que siempre me ha gustado de este movimiento es precisamente esa no superficialidad, esa completa entrega: sencillamente aquí está la canción, aquí está mi voz, aquí está una guitarra y te voy a hacer sentir”.

Basado en la trova, el filin combina guitarra acústica y letras poéticas con influencias de jazz de salón. Cuba prefiere no hablar de un género específico respecto a “Lo único constante”, pues acota que “refleja un poco la influencia que tuve de ese movimiento, pero con cierta evolución”.

En el disco, que salió a la venta el mes pasado, presenta 12 canciones que incluyen el primer sencillo “Todas las cabezas están locas”, una tonada rítmica y romántica con sabor a verano (pese a que su video se filmó en pleno invierno canadiense).

Al preguntarle sobre su proceso creativo, Cuba dice: “La creatividad es algo tan inmenso que aún no encuentro un patrón”.

“Algunas canciones me llegan o empiezan con una palabra que alguien dice, con una frase que me cruza por la mente y ahí comienzo a escribir y de pronto viene la música. Algunas vienen a través de una melodía primero, algunas vienen empezando por el bajo o con alguna secuencia armónica. Por ejemplo ‘Chekere’ comenzó con el bajo, me vino esa línea de bajo y comencé a tocarlo _ kon kon kin, kon kon”, relata animado. “Y de pronto viene la melodía y ahí sigue la letra. Es un tanto folclórica (esa canción)”.

El ganador de cuatro Latin Grammy ha logrado desarrollar una carrera brillante desde un pueblito remoto en la provincia de British Columbia, entre Vancouver y Alaska, donde vive desde 1999 con su esposa canadiense.

“Es una comunidad muy linda, un pueblo de alrededor de 5.000 habitantes muy lindo, (donde) cuento con la suerte de que … hay grandes talentos. Tenemos un par de artistas plásticos y de video, cineastas acá que hacen sencillamente maravillas con su arte. ¡Hemos incluso ganado un Grammy Latino al mejor video!”, dijo sobre el clip de “Eres tú”, laureado en el 2013.

Con el mismo equipo local realizó el video de “Todas las cabezas están locas”, bajo la dirección del argentino Facundo Gastiazoro. Se trata de un “lyric video” en el que la letra de la canción va apareciendo pintada en las paredes del pueblo, pero Cuba acota entre risas que no hicieron ningún grafiti; todo se hizo de manera digital.

“La gente lo ha recibido bien. Incluso alguna gente me comparó con Bob Dylan, me llamó el Bob Dylan cubano, lo cual pienso que es un poco lejano porque antes de mí hay figuras como Silvio Rodríguez que tienen más que ver con esa era de la música. Pero por supuesto, es un gran elogio”.