El Mundo Feature Noticias 

103 pasajeros sobreviven a un accidente de avión en México

PORTADA – En esta foto divulgada por la oficina de comunicaciones de la Cruz Roja de Durango, miembros de la organización y rescatistas llevan a una persona herida en una camilla luego del desplome de un avión comercial de Aeroméxico en las inmediaciones del aeropuerto de Durango, México, el martes 31 de julio de 2018. (Cruz Roja de Durango vía AP)

AMY GUTHRIE,  Associated Press

CIUDAD DE MÉXICO, México — Un avión de Aeroméxico que despegó en medio de una violenta tormenta en el estado mexicano de Durango, se estrelló en un campo cercano pero se deslizó hasta detenerse prácticamente intacto. Las 103 personas que iban a bordo pudieron escapar del avance de las llamas antes de que el fuego envolviera al aparato.

Los pasajeros agradecieron salir con vida, pero muchos estaban muy conmocionados luego del accidente del martes en la tarde.

En esta imagen, distribuida por la oficina de prensa de la Cruz Roja de Durango, trabajadores médicos atienden a dos pasajeros que sobrevivieron a un accidente de avión, en el área de recogida de equipajes del aeropuerto de Durango, en México, el 31 de julio de 2018. (Cruz Roja de Durango vía AP)

“Estuvo muy muy feo”, dijo Lorenzo Núñez, un pasajero de Chicago que escapó del avión con sus dos hijos y su esposa. “Se incendió en cuestión de segundos”, dijo a reporteros, chasqueando sus dedos para darle énfasis a sus palabras.

Los sobrevivientes contaron que el avión, un Embraer 190, empezó a arden justo después de tocar tierra.

“Sentíamos las llamas, estaban viniendo rápidamente (…) había mucho humo”, relató Jaquelín Flores al diario El Sol.

Otro de los pasajeros, Rómulo Campuzano, líder de un partido político del estado de Durango, contó a Foro TV que cuando él escapó de la aeronave, ambas alas estaban en llamas.

Una ráfaga de viento golpeó el vuelo AM2431, que cubría la ruta entre la ciudad de Durango y Ciudad de México, la capital del país, cuando iniciaba el despegue, lo que obligó al piloto a abortar la operación, explicó el gobernador de Durango, José Aispuro.

Los pasajeros dijeron que escucharon un fuerte ruido cuando el ala izquierda del avión golpeó el suelo y ambos motores se desprendieron. El aparato quedó erguido y las rampas de emergencia se activaron.

Por el momento es demasiado pronto para especular sobre la causa del siniestro, señaló Aispuro. Un fallo mecánico o un error humano pudieron ser factores, pero el clima tampoco era favorable. El fuerte viento y las intensas lluvias con granizo del tamaño de canicas azotaron la ciudad de Durango, causando incluso daños en los hangares del aeropuerto.

“Lo más importante dentro de la gravedad de un accidente de esta naturaleza es que no hubo fallecidos. Eso es lo que más nos alienta”, señaló Aispuro en una conferencia de prensa.

Tras el siniestro, varios pasajeros se alejaron caminando del avión antes de que llegaran los equipos de emergencia a la zona. Algunos buscaron atención médica y otros corrieron con sus seres queridos. Las autoridades pasaron gran parte de la tarde rastreando a los sobrevivientes para asegurarse de tenerlos localizados a todos.

En total, 49 personas fueron hospitalizadas, la mayoría con lesiones leves, señalaron las autoridades. El piloto era el herido más grave, con una lesión cervical que requirió de una intervención quirúrgica. Algunas personas presentaban quemaduras en una cuarta parte del cuerpo, señaló Fernando Ros, vocero de la Secretaría de Salud de Durango.

Aispuro dijo que se espera que todos sobrevivan.

El director ejecutivo de Aeroméxico, Andrés Conesa, describió el día como “muy difícil” y dijo que la oportuna reacción de la tripulación y el pasaje propiciaron la ausencia de víctimas.

“Nuestra corazón esta con los afectados y sus familias”, dijo en una conferencia de prensa por la noche.

Entre los pasajeros había 88 adultos, nueve niños y dos bebés y la tripulación estaba compuesta por dos azafatas y dos pilotos, agregó Conesa.

El aparato pasó por mantenimiento en febrero y los tripulantes estaban descansado ya que su jornada comenzaba en Durango, apuntó el directivo.

Según el cibersitio Planespotters.net, el avión de medio alcance de fabricación brasileña tenía unos 10 años y perteneció a otras dos compañías antes de pasar a integrar la flota de Aeroméxico.

Las operaciones del aeropuerto Guadalupe Victoria de la ciudad de Durango quedaron suspendidas tras el siniestro.

Artículos semejantes