Feature Inmigración Noticias Locales 

HEYRA ÁVILA

Por ELVIA SKEENS

elviaskeens@gmail.com   

CINCINNATI, Ohio (La Jornada Latina) – Las acciones a favor del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) se han fortalecido en esta región gracias a las voces de cientos de jóvenes comprometidos en una lucha incansable por mantener sus sueños.

Ellos abogan por nuevas leyes o reformas de inmigración que ayuden a definir permanentemente su estatus, en especial, un “DREAM Act limpio”.

Entre este grupo de voces que no tiemblan para gritar en pro de sus derechos destaca Heyra Ávila, a quien continuamente vemos en los medios de comunicación motivando el respaldo de la comunidad para llamar la atención de los legisladores que tienen más de 800,000 sueños entre sus manos.

Heyra fue traída a Estados Unidos por sus padres cuando niña, creció, asistió a la escuela, aprendió inglés y adoptó la cultura de este país, donde fundó sus ideales, se inspiró en la historia y empezó a soñar con su carrera universitaria, sin saber que, más tarde, el tema de inmigración la impulsaría a convertirse en activista y mentora del movimiento DREAMers.   

Y es que por la naturaleza misma de la edad, para un niño resulta difícil reflexionar sobre el significado e implicaciones de vivir en esta nación “sin papeles”, pero mientras crecían entre el miedo e incertidumbre provocado por un sistema migratorio obsoleto, sintieron la motivación de convertirse en líderes.

La perseverancia en esta lucha de DREAMers abrió las puertas a nuevas oportunidades.

En 2012, el gobierno de Barack Obama, anunció la creación del programa DACA, un alivio migratorio renovable que otorgaba estatus de protección temporal contra la deportación a los jóvenes elegibles, permitiendo obtener tarjeta de seguro social, permiso de trabajo, estudiar y solicitar licencias de conducir.

Con la llegada del presidente Donald Trump el miedo volvió a reinar al intentar eliminar el programa, pero los jóvenes se armaron de valor, muy decididos a luchar sin desmayar.

En esta región de Cincinnati destaca el trabajo de los jóvenes agrupados en la organización YES, del Centro Intercomunitario de Justicia y Paz (IJPC, por sus siglas en inglés), quienes continuamente están capacitándose, buscando recursos y motivando la formación de más líderes para fortalecer esta lucha pro reforma de inmigración.

Heyra Ávila es parte de YES, tiene 22 años, vive en Northern Kentucky, estudió en la secundaria Larry A. Ryle, en Union, Kentucky, y actualmente cursa el tercer año de licenciatura en Relaciones Internacionales y Filosofía, en Xavier University.

Ha sido invitada como oradora para contar su propia historia en conferencias, diálogos, entrenamientos, vigilias y manifestaciones.

El 20 de enero de 2018, su discurso en la segunda Marcha de Mujeres de Cincinnati, motivó la ovación de miles de personas, al describir sus motivaciones para luchar -con tenacidad y sin miedo- no sólo por sus propios sueños, sino por más de 800,000 DREAMers, que, como ella, caminan con el futuro en manos del Congreso.

Heyra explicó al público que faltaban 238 días para perder la protección de DACA, en referencia a la expiración de su permiso, en el mes de septiembre de 2018.  

“Con DACA mi vida cambió, pude sacar mi licencia, empezar a manejar y trabajar, y ya no tenía miedo, pero siempre supe que esa protección estaba limitada y por eso estoy aquí. Me siento tan empoderada sabiendo que hay tanta gente que nos apoya y están dispuestos a pelear por nuestros sueños.  Estoy convencida que nuestros esfuerzos darán frutos y algo va a pasar”, dijo a La Jornada Latina, Heyra Ávila.

Artículos semejantes